Skip to content

Parashat Jol Hamoed Sucot 3

Sucot, tiempo de alegría

La alegría, es sin duda el componente esencial y básico de la festividad.

Determinar y fijar un tiempo especial y consagrarlo al regocijo, sorprende, parece extraño y hasta anti- natural.

¿Puede una persona ordenar a su corazón y estar alegre en un momento predeterminado?

Esta pregunta la podríamos aplicar a otras instancias y no solo a Jag haSucot.

Así como hay tiempo destinado a la alegría, hay días asignados para la reflexión, la tristeza y el duelo.

Evidentemente existe en nuestra tradición el concepto de vivencias vinculadas a determinados momentos y que juntas conforman “el tiempo judío”.

La vida religiosa y una vida basada en el cumplimiento de los preceptos, nos proponen la existencia de un origen más allá de nuestro entendimiento.

La oferta de la halajá, es la construcción de una estructura de vida que nos prepare para determinadas acciones, que nos llevan a la realización de los preceptos en determinado tiempo y espacio.

Rituales, palabras y fórmulas nos ayudan siempre a prepararnos espiritualmente para ciertas acciones y experiencias.

Algunos creen solo en el amor a primera vista o la inspiración repentina, pero la idea de nuestro sistema legal y moral es otra: la creatividad seria e importante son fruto de la planificación y preparación.

Es el trabajo arduo y el entrenamiento los que nos permite crecer y desarrollarnos.

Dicen que de ahí la conexión entre fe y entrenamiento que en ivrit comparten la raíz (אמונה emuná-   אימון imun).

La idea es  estimular el entrenamiento espiritual, para desarrollar la creencia y vivenciar la tradición.

La sugerencia no es la negación o el rechazo a la espontaneo sino, no basarnos únicamente en ello.

Entonces  Sucot es eso, el tiempo para el regocijo. Justamente la celebración de nuestro tiempo que no conmemora ningún acontecimiento histórico determinado. Es el tiempo dedicado y consagrado a la alegría.

Una de las explicaciones más sencillas del porque nos sentamos y habitamos en la sucá es el sentimiento doble, de desarraigo y expulsión y el de recuerdo.

El primero saliendo de nuestro hogar a una estructura temporaria y el segundo conmemorando la salida de Egipto.

Es decir viviendo lo temporal y reviviendo el momento inicial de nuestro pueblo de inestabilidad y carencia, cuando solo la fe y la esperanza en el futuro era lo que nos sostenía y no lo concreto del aquí y ahora.

Dicen que quien puede vivir en el desierto como nuestros antepasados y sentir el exilio, puede mirar la vida de otro modo y notar la verdadera alegría.

El regocijo expresa la alegría del alma y no es precisamente diversión.

La simjá no nos es dada, ni viene del cielo, se logra y alcanza disfrutando de aquello que existe y es permanente  poniéndolo en contraste con lo efímero y fugaz.

Al coincidir Sucot con la época de la cosecha (asif) nos puede llevar a pensar y vanagloriarnos diciendo: “Que bueno y exitoso que soy”.

Pero este tiempo de júbilo nos ayuda a poner las cosas en perspectiva. Al sentarnos en la sucá podemos apreciar las bondades más simples y básicas de la vida. Y alegrarnos por los que tenemos y disfrutamos, en lugar de seguir reclamando y exigiendo aquello que suponemos nos corresponde.

Sucot es regresar al punto de partida, al comienzo nuevamente para que la alegría sea posible. Dejar nuestro orgullo y practicar la humildad, y no seguir sosteniendo que Dios, la sociedad y la vida nos deben algo, nos enseña a valorar la bendición de la vida y lo que existe.

La Simjá propuesta no es una simple carcajada o una leve sonrisa, es algo menos superficial, que admite inclusive la existencia de la tristeza.

Posiblemente no sea esta una alegría que estalle ni exagerada, pero será una propuesta más auténtica que crecerá día a día durante los próximos días de Sucot.

Shabat Shalom y Jag haSucot Sameaj!

Rabina Judy Nowominski

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Conocé nuestas propuestas

Sé parte de la Campaña Minián

El apoyo y el aporte de cada uno será imprescindible para seguir sintiéndonos cerca.
Dejanos tus datos y nos pondremos en contacto.

Conocé nuestro Anuario Digital 5782/2021

Entrevistas, notas, opinión, historias, experiencias, emociones, testimonios, buenos deseos, recuerdos y mucho más para leer y compartir.

×