Skip to content

Parashat Beshalaj

El pueblo de Israel está escapando de las manos del Faraón después de cientos de años de esclavitud y trabajos forzados.

Es en el momento que llegan al Mar Rojo, donde se encuentran entre el peligro de atravesarlo o volver a Egipto y enfrentar al faraón.

La Tora nos cuenta lo terriblemente asustados que se encontraban y en su desesperación el pueblo de Israel llamó a gritos a Dios. Incluso dijeron a Moshé: ¿Faltaban tumbas en Egipto que nos quisiste traer a morir al desierto?

Frente a la imagen que se presentaba ante sus ojos, todo era desesperación y desastre. No había forma de que pudieran salir del lugar en el que se encontraban parados, porque parecía que nada iba a salir bien.

Es ese momento donde sentis que la vida te frena y no te deja avanzar para poder concretar los objetivos que te habías propuesto, porque alguien o algo se interpone en ese camino.

Es entonces qué Moshé clama a dios y le dice a la gente que no se preocupe qué Dios iba a resolver las cosas:

Y dijo Dios a Moshé: ¿Por qué clamas por mí? Hablale a los hijos de Israel y que viajen (14:15)

En otras palabras Adonai le dijo a Moshé:

“Moshé, hay momentos para prolongar la tefilá, el rezo, y momentos para reducir la plegaria. Mis hijos están sumidos en la angustia, el mar se cierra y el enemigo corre tras ellos… ¿Y vos te detenés y te extendés en el pedido de la oración? (Mejilta deRabi Ishmael)

Ante un tiempo desesperado lo que hay que hacer nos dice Dios, es pelear, dar lucha y avanzar a paso firme.

Es el momento donde te das cuenta qué no te queda más opción que hacerte cargo vos mismo de tu destino y de tu deseo. Porque ha desaparecido toda posibilidad de espera de ayuda externa , un milagro o una solución mágica.

La persona esperanzada apuesta al milagro a la magia. El esperanzado no maneja la situación , no tiene ningún tipo de intervención en los hechos.

La actitud de Moshe de dejar en manos de Dios la resolución de la libertad lo borra por completo como sujeto de la historia.

Por el contrario la desesperación, canalizada positivamente, no te entrega te pone a luchar y a pensar cuál es el nuevo camino que tengo que tomar para superar este desafío al que la vida me enfrenta

En esta historia encontramos personajes que nos enseñaron que lo que había que hacer era meterse al agua, jugársela, pelear por seguir el camino que se habían propuesto caminar y de esa manera ganar la libertad.

Todo se resumen en cuan comprometidos estemos nosotros en hacernos cargo de nuestro destino.

Shabat Shalom
Sem. Mati Bomse

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Conocé nuestas propuestas

Sé parte de la Campaña Minián

El apoyo y el aporte de cada uno será imprescindible para seguir sintiéndonos cerca.
Dejanos tus datos y nos pondremos en contacto.

Conocé nuestro Anuario Digital 5782/2021

Entrevistas, notas, opinión, historias, experiencias, emociones, testimonios, buenos deseos, recuerdos y mucho más para leer y compartir.

×