Parashat Trumá – Shemot 25-27:19

 En Parashá, Parashá Éxodo-Shemot

Convirtiendo lo profano en sagrado.

Terminamos la parashá pasada, Mishpatim, con una expresión de sumisión de nuestro pueblo:
Naasé VeNishmá, haremos y escucharemos.

Qué compromiso! Pareciera que tal es la actitud hacia D’s que, sin saber qué se nos pide estamos dispuestos a cumplirlo.
Y a poquito de andar se nos pide una ofrenda, una Trumá.
Si llevamos esto a la vida de todos los días deberíamos preguntarnos si estamos tan dispuestos a ofrendar, a poner de lo nuestro, de nuestra parte y a comprometernos.
Podremos construir un Mishkán, un refugio para que habite lo especial y divino?
Y seremos capaces de hacerlo mirando hacia el futuro?

Recordemos que en Bereshit 15:14 se nos dice que nuestra salida de Egipto sería BiRajash Gadol, con gran riqueza y fortuna.
De allí salió el oro para fabricar el Mishkán. De la lana de los rebaños salieron los tejidos, las cortinas.

Nos cuenta el Midrash que Iaacov Avinu cuando descendió a Egipto en busca de comida les dijo a sus hijos: “Ustedes serán redimidos de este lugar y D’s les pedirá construir un Mishkán, y de dónde saldrá la madera?

En esta especie de comprensión transgeneracional fueron plantados los cedros cuya madera construyó la mesa que también hoy es apoyo para para nuestros libros, para vestirla de fiesta cada Shabat, para cumplir con la mitzvá de hajnasat orjim, para compartir…

La actitud de Iaacov fue de constructor, miró para el futuro.

Hay quienes en la vida tienen vocación de herederos, otros tienen actitud de constructores, como Iaacov, como todos los pioneros que cuando llegaron convirtieron lo profano, las simples piedras, en algo sagrado como una escuela, un shil, nuestros lugares de encuentro.

Nos remite esto a Bereshit 28:18-22, las piedras que le sirvieron a Iaacov para apoyar su cabeza y soñar se convirtieron en sagradas porque con esas simples piedras él construyó un futuro.

Somos herederos de nuestra tradición, y nuestra tradición nos enseña a ser constructores y mirar hacia el futuro. Sigamos plantando árboles que así los desiertos se convierten en tierras prometidas.

Shabat Shalom Umeboraj!
Norma Dembo

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!