Haftarat Vaigash – Iejezkel 37 15:28

 En Haftará, Haftará Génesis-Bereshit

El haftará de esta semana menciona la fusión de los reinos de Judá y Efraim durante la Era Mesiánica, haciéndose eco del comienzo de la lectura de la Torá de esta semana: “Y Yehudá se le acercó [Iosef]”.

El profeta Iejezkel comparte una profecía que recibió, en la que Di-s le instruye a tomar dos palos y escribir uno, “Para Yehudá y para los hijos de Israel sus compañeros” y en el otro, “Para José, el palo de Efraín y toda la casa de Israel, sus compañeros”. Después de hacerlo, le dijeron que los pusiera uno cerca del otro, y Di-s los fusionó en un solo palo.

Di-s le explica a Iejezkel que estos palos son un símbolo de la Casa de Israel, que estaba dividida en dos reinos (a menudo en guerra): el Reino del Norte que fue establecido por Jeroboam, un miembro de la Tribu de Efraín, y el Reino del Sur, que permaneció bajo el reinado de la dinastía del Rey David (Yehuda). La fusión de los dos palos representó la fusión de los reinos que ocurrirán durante la Era Mesiánica, con el Mesías, un descendiente de David, al mando de este imperio unificado.

“Así dice el Señor Di-s: ‘He aquí, tomaré a los hijos de Israel de entre las naciones adonde han ido, y los reuniré de todos lados, y los llevaré a su tierra. Haz de ellos una nación en la tierra sobre los montes de Israel, y un rey será para todos ellos como rey…” (35:21-22)

La Haftará termina con la seguridad de Di-s de que “habitarán en la tierra que le di a mi siervo, a Jacob, donde vivieron tus antepasados; y Habitarán en ella, ellos y sus hijos y los hijos de sus hijos, para siempre; y mi siervo David será su príncipe para siempre” (35: 25).

Está muy claro en esta profecía que Di-s anhela ver a todos los Yehudim juntos y cercanos uno de los otros, no importa como piensen, no importa como recen y no importa como estudien.

Por eso mis queridos amigos para que Di-s pueda regocijarse viendo a todos sus hijos juntos como aquel día a los pies del Sinaí Am ejadhim lev ejad (un solo pueblo con un solo corazón). Comencemos a partir de hoy, a ser más tolerantes, con el que no piensa como nosotros. Yehuda tenía una visión completamente distinta a la de su hermano Yosef, sin embargo, busco acercarse a él.

Ari A. Alster
Shabat Shalom Umeboraj

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!