Parashat Vaishlaj – Dvora, la nodriza espiritual

 En Parashá, Parashá Génesis-Bereshit

Iaakov volvió a la tierra de Israel y se preparó para el reencuentro con su hermano Esav.

A pesar que habían transcurrido veinte años desde su partida y huída a Jarán, aun tenía miedo que su hermano guarde rencor y desee vengarse.

Por eso se anticipó y envió mensajeros, anunciando su regreso. También dividió estratégicamente su campamento y le rezó a Dios implorándole ayuda y salvación. También  le envió obsequios a su hermano Esav.

Los hermanos se encontraron, se abrazaron, se besaron y lloraron.

A continuación viene el relato del episodio de Dina, la hija de Iaakov con Shjem y las terribles consecuencias a partir del encuentro entre los dos jóvenes.

La parashá finaliza con las listas genealógicas de los descendientes de Iaakov y Esav.

Y en medio de estos textos mencionan a Dvora, la nodriza.

En  relato de parashat Jaiei Sará, no aparece el nombre de la niñera, pero la mencionan. Allí dice:Y enviaron a su hermana Rebeca y a su nodriza con el siervo de Abraham y sus hombres” (Génesis 24, 59)

Eso sucedió cuando Rivka aceptó la propuesta de Eliezer, sirviente de Abraham: dejar Jarán e ir con él a Canaán para casarse con Itzjak, y en esa ocasión la acompañó su nodriza.

Recién con el relato de su muerte, en esta sección de la Torá asoma su nombre: Dvora.

En “Sefer seder hadorot” relatan que Dvora era la hija de Utz hijo de Najor, el abuelo de Abraham.

Después de muchos años, cuando Iaakov llegó a Bet El, después de los acontecimientos relacionados con Dina,  el texto relata: “Y murió Dvora, nodriza de Rivka, y fue sepultada al pie de Bet El, debajo del roble; y éste fue llamado Alon Bajut (Génesis 35, 8)

Aparentemente Dvora estuvo al servicio de Rivka muchos años, hasta su muerte.

La Torá relata que fue sepultada bajo la montaña donde se hallaba el poblado de Bet El, cerca de un roble al que comenzaron a llamar desde entonces: Alon Bajut: “roble del llanto” ya que muchos se acercaban allí a llorar su muerte.

Nuestros sabios se preguntaron por qué Dvora aparece vinculada al hogar de Iaakov  si en realidad fue la nodriza de su madre, Rivka. Más bien debería estar relacionada a la casa de Itzjak y Rivka.

Una tradición sostiene que como Rivka le había prometido a Iaakov mandar a alguien a buscarlo y Iaakov no quería dejar la casa de Laban, Rivka la envió a Dvora para que lo trajera a Canaán.

De acuerdo al Midrash en el camino ocurrió una desgracia y ella murió en Bet El.

Los sabios y exégetas de la Torá señalan que con la muerte de Dvora le fue anunciada a Iaakov la muerte de Rivka, acontecimiento que la Torá no relata.

Iaakov lloró al mismo tiempo a su madre y a su niñera. Dicen que Dvora tuvo el privilegio que Iaakov se encargue de su entierro mientras que no pudo hacerlo por su madre.

Es interesante la idea que trae Rashi con respecto a Dvora. Enseña que gracias a su niñera, Rivka pudo recibir en su juventud una educación íntegra y justa. Fue influenciada por la guía de Dvora que la alejó del característico estilo de vida de los habitantes de Jarán.

Algunas fuentes aseguran que Dvora fue una excelente madrijá (guía) y mejanejet (educadora) que supo enseñar a Rivka aquellas ideas que había alcanzado a escuchar y aprender de Sará y Abraham a quienes pudo conocer en Jarán.

Probablemente Dvora representa en el pensamiento rabínico, la nodriza espiritual, la pedagoga perfecta que ha asimilado los ideales de justicia, rectitud e integridad indispensables en los programas educativos de nuestro pueblo.

Shabat Shalom uMevoraj!
Rab Judy Nowominski

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!