Haftarat Toldot

 En Haftará, Haftará Génesis-Bereshit

Es el primer texto del libro del profeta Malaji y en los primeros versículos encontramos la conexión con la parashá: las relaciones entre Iaakov y Esav y los conflictos entre ellos, el amor de los padres y las respuestas de los hijos.

Mientras que la Torá hace referencia al amor de los padres hacia los hijos resaltando que Itzjak amaba a Esav y  Rivka amaba a Iaakov, el profeta Malaji expresa que Dios amaba a Iaakov.

Entonces nos disponemos a concluir que el amor hacia Iaakov solo traerá bendición. Sin embargo, mientras que en la parashá los dos hijos finalmente reciben sus bendiciones, en la haftará ni siquiera Iaakov recibe su bendición.

El profeta dice:”Si no oyereis, y si no decidís de corazón dar gloria a mi nombre, ha dicho Adonai de los ejércitos, enviaré maldición sobre vosotros, y maldeciré vuestras bendiciones; y aun las he maldecido, porque no os habéis decidido de corazón”. Malaji 2:2

¿Y el amor y la bendición?

El mensaje del profeta es que la bendición no está garantizada y depende de las acciones de Israel. Según su prédica las acciones de Israel en su tiempo solo podían conducir a la maldición; solo si lograban mejorar y corregir sus caminos Dios les prometería la bendición.

Es decir la bendición que obtuvo el patriarca Iaakov, después de un enorme conflicto y esfuerzo no es una promesa garantizada si o si, todavía todo depende de las acciones de Israel.

La realización y concreción de la bendición no está supeditada a ser herederos de Iaakov, siempre dependerá de nuestras respuestas y acciones concretas y reales.

Tal vez el profeta sugiere que ni siquiera tomaban como modelo y ejemplo las buenas acciones de Esav , sobresaliente en relación al precepto del respeto al padre. (El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra?)

Y si tanto se destacó Esav en la práctica de la cualidad del respeto al padre, ¿por qué no fue el adecuado para continuar con la tradición familiar y tampoco elegido por Dios?

Esta haftará hoy nos muestra que tal vez, el modelo adecuado que debeos mirar para pararnos frente a Dios y servirlo, es el expresado al final del texto.

 “La ley de verdad estuvo en su boca, e iniquidad no fue hallada en sus labios; en paz y en justicia anduvo conmigo, y a muchos hizo apartar de la iniquidad. Porque los labios del sacerdote han de guardar la sabiduría, y de su boca el pueblo buscará la ley; porque mensajero es de Adonai de los ejércitos”.

Ser herederos del hijo amado y la promesa de la bendición, no alcanza. Si buscamos la bendición tendremos que sostener la justicia, la sabiduría y la paz.

Shabat Shalom uMevoraj!
Rabina Judy Nowominski

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!