Parashat Toldot – Bereshit 25:19 28:9

 En Parashá, Parashá Génesis-Bereshit

Nos encontramos, hoy, ante una Parasha increíble. Les debo confesar que estoy hace dos horas atrapado en los primeros cuatro psukim (versículos), y rodeado de libros, los cuales me generan una catarata de temas en mi mente que hace que me cuesten, decidirme cuál de todos abordar.

Obvio que esto se los confieso, después de haber tomado una decisión. Es fácil en estos fragmentos poder encarar explicaciones que se ocupan de diferencias y antagonismos, pero este es el texto de la Tora y me parece que es nuestro deber buscar un mensaje que una y no que separe.

Estamos inundados de noticias que nos invitan a separar y tomar partido por una de las partes. Los medios nos inducen a elegir entre los “K” y los anti “K”, entre Demócratas y Republicanos, entre Rusia y Estados Unidos, entre liberales y ortodoxos, y así podemos seguir una lista que nunca termina. Pero Itzjak nos muestra un mensaje mucho más conciliador.

En primera instancia, Itzjak está presente en tres parashiot, en Vaiera cuando nace, en Jaie Sara y aquí en Toldot donde la Tora nos habla de su descendencia. Es cierto e innegable que la figura de Itzjak no se caracteriza por su protagonismo, pero si por su profundidad y su constancia. A nuestro alrededor siempre hay personas que son importantísimas para nosotros o para cualquiera de las estructuras donde nos movemos, pero públicamente no aparecen. Itzjak es un poco esto y en su silencio nos trae un gran mensaje, que nos muestra un alto nivel de autoconocimiento y como supo manejarlo.

El Texto nos dice “Vahieí Itzjak ben harvaim shana vekajto et Rivka…” 25:20 (y fue Itzjak que tenía 40 años y tomo para sí, a Rivka) y lugo sigue en el versículo subsiguiente “Vihietar Itzjak Le IHVH lenojaj ishto ki hakará hí…” (Y rogo Itzjak ente D´s frente a su mujer, pues ella era estéril”. Es en estos dos versículos que tenemos ante nosotros vemos a un Itzjak poco publicitado. La mística nos va a ayudar a descubrir lo que por ahí a simple vista no logramos descifrar.

Es muy cierto que Itzjak es el ejemplo que siempre usamos cuando nos referimos a la Guebura una del as 10 emanaciones del alma, relacionada con la justicia y lo estricto. Pero cada uno de nosotros tenemos las 10 emanaciones, por más que tengamos más acentuada la presencia de una, más que de las demás. Entonces debemos ver como trabajamos sobre los aspectos que no nos surgen de manera tan espontanea. Y es en este punto donde debemos aprender de la gran profundidad y riqueza del legado de Itzjak.

El primer pasuk que citamos nos trae una palabra, que será nuestro vehículo para llegar a debelar este mensaje. Vekajto (y tomo para él) los sabios nos enseñan que este término aparece solo dos veces en todo el Tanaj aquí y en la historia del profeta Yrmiahu. Vekajto lo podemos traducir como lo hice yo “y tomo para él” y también podemos traducirlo como se aferró el”.

Entonces aquí podemos ver que Itzjak sabiendo y conociéndose a sí mismo y sabiendo que la Guebura estaba muy presente en él, se Aferró al Jesed de Rivka, que habíamos descubierto como principal cualidad, según habíamos estudiado en nuestra parashá anterior. Itzjak supo tomar de su pareja el complemento necesario para encontrar el equilibrio en primera instancia, pero todavía le da una vuelta de rosca más y desarrolla en él, la bondad que no le fluía de modo natural, por medio de su propio trabajo espiritual, y es entonces donde rogó a D´s para poder superar el estado de esterilidad de su amada. Y si eso no es Jesed el Jesed donde está.

Por eso mi queridos amigos en este Shabat Toldot los invito a que podamos hacer lo mismo que nuestro Patriarca, primero poder conocernos a nosotros mismos, después buscar en nuestro entorno donde apoyarnos para poder complementar nuestras falencias y por último desarrollar en nosotros lo que no nos fluye de manera espontánea.

Shabat Shalom Humeboaj
Ari A. Alster

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!