El significado de Tashlij

 En Novedades

Tashlij significa “arrojarás”. Los judíos conservamos la costumbre de reunirnos a la orilla del mar, de un río o de otra fuente de agua y rezar tefilot que hablan de nuestro arrepentimiento y de la voluntad de Dios de perdonarnos por lo malo que hicimos con la esperanza de que Dios “arrojará”-“tashlij”- todas las transgresiones a las profundidades del mar, como vamos a leer del profeta Mijá durante la tefilá.

El recitado de estos psukim (versículos) no tiene ningún valor a menos que estemos realmente conscientes sobre lo que dicen y su significado.

La costumbre de “decir tashlij” no se fundamenta en fuentes antiguas sino que surgió en la Edad Media entre los Ashkenazim, desde entonces se extendió a la mayoría de las comunidades judías.

Llevamos piedritas en nuestros bolsillos que luego se arrojan al agua después de leer los psukim como símbolo de haber “tirado” nuestras
transgresiones.

Invocaciones

Al ver las bellezas de la naturaleza decimos: Baruj Atá Adonai Eloheinu Melej Haolam shekaja lo beolamó.

Bendito eres Tú Adonai, Dios nuestro, Rey del universo, que has creado, todas estas maravillas en Tu mundo.

Ha llegado el tiempo de cambiar. Las hojas están comenzando a cambiar de color. Los pájaros están comenzando a cambiar de rumbo.

Para las hojas, los pájaros y los animales el cambio es instintivo. Pero para nosotros el cambio no es tan fácil: exige un acto de voluntad. Significa romper los viejos hábitos. Significa admitir que nos hemos equivocado; y esto nunca es fácil. Significa perder prestigio; significa volver a empezar, y ello siempre cuesta. Significa decir: “lo siento”. Significa reconocer que tenemos la capacidad de cambiar. Estas cosas son sumamente difíciles de hacer. Pero a menos que cambiemos, quedaremos atrapados para siempre en el mundo de los hábitos del pasado.

Adonai, ayúdanos a cambiar; de la dureza a la sensibilidad, de las hostilidad al amor, de la trivialidad a la finalidad, de la envidia al contento, de la negligencia a la disciplina, del temor a la fe.

Haznos cambiar, Adonai, y haznos retornar hacia Ti. Revive nuestras vidas, como al principio. Y acércanos los unos a los otros, pues en el aislamiento no hay vida.

SHEMA KOLENU ADONAI ELOHEINU, JUS VERAJEM ALEINU VEKABEL BERAJAMIM
UVERATZON ET TEFILATENU.
HASHIVEINU ADONAI ELEJA VENASHUVA JADESH IAMEINU KEKEDEM. AL TASHLIJENU
MILFANEJA, VERUAJ KODSHEJA AL TIKAJ MIMENU AL TASHLIJENU LEET ZIKNA,
KIJLOT KOJENU AL TAAZVENU.

Escucha nuestra voz, Adonai, ten compasión de nosotros, con esa compasión acepta nuestra plegaria. Ayúdanos a regresar a Ti, entonces realmente retornaremos. Renueva nuestros días como antaño. Considera nuestras palabras, Adonai: examina nuestros pensamientos más profundos. No nos alejes de Tu Presencia, no haga desaparecer Tu santo espíritu.

No nos deseches cuando lleguemos a la vejez; cuando disminuya nuestra fuerza no nos abandones. No nos abandones, no te alejes de nosotros. A Ti, Adonai, esperamos; y Tú, nuestro Dios, responderás.

ASHAMNU, BAGADNU, GAZALNU, DIBARNU DOFI, HEVINU, VEIRSHANU, ZADNU,
JAMASNU, TAFALNU SHEKER.
IATZNU RA, KIZABNU, LATZNU, MARADNU, NIATZNU. SARARNU, AVINU, PASHANU,
TZARARNU, KISHINU OREF. RASHANU, SHIJATNU, TIAVNU, TAINU, TITANU.

Todos nosotros hemos cometido faltas; juntos confesamos estos pecados humanos: Los pecados de la arrogancia, el fanatismo y el cinismo, el engaño y el egoísmo, la adulación y la ambición, la injusticia y los celos. Algunos de nosotros guardamos rencores, fuimos maliciosos o intolerantes. Otros fueron obstinados o posesivos, rencorosos o egoístas. Hubo violencia, debilidad de carácter, discriminación: cedimos a la tentación y nos encaminamos en causas malas.

Está escrito en el libro del Profeta Mijá (7:18-20)

Mi el camoja nosé avón veover al-pesha lisherit najalató lo-hejezik laad apó ki-jafetz jesed Hu. Iashub ierajameinu ijbosh avonoteinu veTASHLIJ bimtzulot iam kol-jatotam. Titén emet leIaakov jesed le Abraham asher-nishbata laboteinu mimei kedem.

“¿Quién Te iguala, oh Dios?”. Tú perdonas la iniquidad y omites la rebeldía del remanente de Tu pueblo. Su ira es efímera, pues El ama la misericordia.

Él volverá a tener piedad de nosotros, hollará nuestras iniquidades. “Y ARROJARÁ a las profundidades del mar todos nuestros pecados.

Concederás Tu verdad a Iaakov, Tu merced a Abraham. Así lo prometiste a nuestros padres en el pasado”.

Meditación final

Eloheinu, vEelohei avoteinu veimoteinu, Dios nuestro y de nuestros Padres y Madres: Al estar terminando este año, Adonai, te agradecemos por él. Intentamos pensar en los errores que cometimos, el dolor que le hemos causado a los demás.

Recordamos que en algunos momentos fuimos egoístas, desconsiderados y ambiciosos. Hubo veces en las que fuimos rencorosos y crueles. Sabemos que Vos querés que seamos mejores y que nos entregaste la fuerza para serlo. Estamos seguros de que estamos a tiempo de cambiar esas malas costumbres y acciones que nos avergüenzan y reemplazarlas con otras que nos pueden enorgullecer y acércanos a Vos. Ayudanos, Dios nuestro, a crecer en espíritu, y que en el año que está por comenzar puedas encontrarnos nobles y bondadosos.

Mientras el día se extingue y el sol llega a su ocaso, nosotros permanecemos fieles a Tu Nombre, a Tu Torá y a Tus Valores. Te pedimos que abras las puertas de este año nuevo y nos concedas vida, salud, alegría, paz y justicia.

¡Leshaná tová tikatevu vetejatemu!
Que seamos inscriptos y rubricados en el libro de la vida para este próximo año!

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!