Parashat Koraj

 En Parashá, Parashá Números-Bamidbar

François-René de Chateaubriand, considerado el fundador del romanticismo en la literatura francesa, dijo que hay dos clases de revolucionarios: Aquellos que desean la revolución y la libertad, alega que son la minoría. Y aquellos que quieren la revolución y el poder, la inmensa mayoría.

En el final de su reflexión, el diplomático político y escritor francés, describe perfectamente cuál es el objetivo de Koraj, personaje principal de nuestra parasha.

Koraj construye una revolución junto a 250 personas de renombre, quienes ponen en tela de juicio a Moshé y a Aharón, para ir en la búsqueda de sus propios objetivos personales.

El desenlace final para este personaje y su seguidores revolucionarios, es el que le llega tarde o temprano a todos aquellos que en vez de hacer equipo y construir de forma colectiva el futuro, prefieren abrir su camino de manera individualista y egoísta.

Pero más allá de construir una revolución cuestionable, parecería que tenían un fundamento que no se lee tan descabellado. Todos habían escuchado a D-s decir que somos una “nación sagrada”. La Torá en parashat Kedoshim expresa: “Serás santo, porque yo, el Señor tu Dios, soy santo”. Se nos ordenó ser un “reino de sacerdotes”.

A pesar de su individualismo, donde todo parece demostrarnos que es él quien quiere tomar el lugar de Moshé, o Aharon. Plantea la posibilidad de que todos somos iguales, tenemos las mismas posibilidades y por sobre todo que todos somos “Kedoshim” sagrados frente a D-s.

Pero el ideal de “reino de sacerdotes” es que vos te conviertas a través del producto de tu esfuerzo en un ser más espiritual. No es un honor hereditario. Ninguna persona, en este sentido, nace “espiritual”. No somos igualmente santos desde el nacimiento. Pero todos tenemos la misma oportunidad de elevar nuestras vidas si así nos proponemos hacerlo.

Koraj se equivoca cuando proclama que toda la comunidad es santa, él incluso no hace ningún esfuerzo para serlo, sino todo lo contrario.
Hubiera estado en lo correcto al decir que todos podemos lograr esta santidad de la que nos hablan.

“Cuando todos son alguien, entonces nadie es nadie”.

En la búsqueda de tu propia revolución personal, buscá cual es tu lugar, el que te haga sentir bien a vos, sin la necesidad de estar mirando al otro, lo que hace o lo que dice. Sentite vos sagrado, sé vos mismo y construí junto a los tuyos, el mejor de los futuros que está por llegar.

Shabat shalom
Sem. Mati Bomse

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!