Haftarat Koraj – Shmuel I 11:14-12:22

 En Haftará, Haftará Números-Bamidbar

La HAFTARÁ que nos ocupa este Shabat está en consonancia con la parashá y también con las parashiot anteriores. El hilo conductor es la queja del pueblo, o de un sector de él, en este caso de Koraj y su grupo.

Y tanto Moshé como Shmuel se quejan por la ingratitud del pueblo, ya que habiendo ellos dado todo de su parte y habiéndose comportado acorde a las leyes de D’s, se pretende ocupar su lugar.
Es cierto que Shmuel estaba entrado en años y sus hijos, quienes hubiera deseado él que continúen con su tarea se desviaron, siendo nombrados jueces torcieron la verdad y sacaron provecho de su posición.

No deja de sorprendernos la actualidad de nuestras fuentes!!

En este caso, Shmuel lejos de encubrirlos pide que la justicia actúe sobre ellos.
Su liderazgo se encuentra debilitado, y a pesar de sus convicciones debe ceder al pedido del pueblo, el pueblo quiere un rey que lo gobierne, este primer rey será Shaúl, de la tribu de Beniamín, aceptado finalmente por todos luego de sus últimas conquistas militares.
Shmuel, tal como nos dice Rashi, siente esto como un desprecio personal, tal como pensamos que Moshé se ha sentido ante Koraj.
Nos encontramos históricamente ante un momento especial, una profunda modificación social y política, pensemos que luego de Moshé, Ioshúa fue el líder, y de allí se pasó a líderes locales dada la división de tribus, en ese momento la cohesión religiosa la llevaba a cabo nuestro profeta Shmuel, sacerdote- profeta, y recién fue que en su vejez se proclamó al primer rey de Israel.

Como suele ocurrir, hasta los cambios políticos, sociales, y económicos en su centro se rigen por “el narcisismo de las pequeñas diferencias”, los “grandes hombres” llamados a llevar adelante grandes empresas se empequeñecen ante nuestros ojos cuando los vemos disputar por el poder.
Koraj era primo de Moshé, el padre de Moshé, Amram, era el primogénito, y sus dos hijos, Moshé y Aarón ya tenían sus puestos definidos por D’s.
Cuando llegó el momento, debiera haber sido el padre de Koraj el jefe de la tribu de los Leví y sin embargo lo fue su tío menor.
La envidia y los celos hicieron el resto.
Ante esto se encuentra Moshé, en realidad, ante un reclamo que no le corresponde.

Nos dice Pirkei Avot 4:28

” La envidia, la codicia y la ambición comprometen nuestra existencia.”

Nos enseñan nuestros sabios que es lícito tener controversias en nombre del cielo, como las de Shamai e Hilel, pero no como las de Koraj, que difamó y habló mal, lashón hará, de Moshé.

Shmuel no se conforma con la situación y, siendo día de siega, le pide a A’d truenos y lluvias, algo de temer cuando se está esperando cosechar, ya que la lluvia arruinaría la cosecha.
Nos dice Rashi que esta” fue su manera de demostrar que el pueblo hizo mal en pedir suplantarlo y que él vivió este pedido como un desprecio a su persona, amén de considerarlo inoportuno, cuál lluvia en época de cosecha”

Que podamos en este Shabat Koraj llevar adelante nuestras controversias con nobleza, en nombre del cielo, y que tratemos de evitar aquellas que terminan no conduciendo a nada, donde reina el lashón hará, y nuestras cosechas se ponen en riesgo.

Shabat Shalom!
Norma Dembo

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!