Parashat Behaloteja

 En Parashá, Parashá Números-Bamidbar

De chico me gustaba muchísimo Batman. Él lo podía todo, tenía todas las herramientas para combatir cualquier problema, siempre lo lograba, iba más allá de todo y tenía un lugar privilegiado en mi vida e imaginación. Él era mi súperhéroe.

Después de mi infancia, me alejé un poco de él, hasta que me reconecté de grande con las películas donde aprendí y descubrí que Batman también es Bruce Wayne (o Bruno Díaz). Bruce tuvo una historia de vida complicada, vivía solo en una mansión que, aunque sea millonario, había espacios que no podía llenar y tenía problemas personales (como cualquier persona). Desde ese momento me pude acercar a un nuevo Batman, más humano.

Esta semana leemos la Parashat “Behaloteja”, en donde nuestro héroe: Moshé (Moisés), también se vuelve humano. Acompañame, empieza por: El pueblo de Israel se queja con Moshé porque la comida no le gustaba: “…Más ahora nuestra alma está seca, no hay nada. Nada excepto el man, hay ante nuestros ojos…” (Bamidbar 11:6), unos segundos antes le dicen: “…Recordamos los pescados que comíamos en Egipto…” (Bamidbar 11:5). Sigue con el enojo de D´s: “…Se encendió el furor de Adonai mucho…” (Bamidbar 11:10) y culmina con Moshé diciendo: “…No puedo yo solo soportar a todo este pueblo, ya que es muy pesado para mi…” “…Empero si así Tú me haces, mátame ahora ¡matar! si he hallado gracia ante Tus ojos, y no vea mi sufrimiento…” (Bamidbar 11:14,15).

El relato bíblico quiebra a nuestro héroe. Una persona que ya no aguantaba más la situación, las quejas, la responsabilidad, el deber y compromiso. Fue gigante el desafío de Moisés: sacar a un Pueblo de una tierra, guiarlos a un destino nuevo y desconocido y, por sobre todo, quería cambiar una generación criada en la esclavitud en un pueblo libre de mente, cuerpo y alma.

Pero acá viene la parte más interesante, en mi opinión, y el mensaje más fuerte de D´s a Moshé. Le dice: “…Trae a setenta ancianos de la casa de Israel, que vos conozcas, que son ancianos de tu pueblo y sean alguaciles. Páralos junto a vos en tu tienda de reunión, hablales, que yo les pondré sobre ellos la carga del pueblo y no habrás de soportar esto sólo…” (Bamidbar 11:16,17)

“No habrás de soportar esto solo”, no le da una solución mágica, sino que le dice que les cuente lo que le sucede, que, compartiendo, el otro sabe y descubre de tu situación, tu realidad e inmediatamente ya no estás más solo/a porque hay uno/a más que sabe de vos y sabe lo qué te pasa. Muchas veces en la soledad descubrimos nuestra conexión y nuestra necesidad de conectar. A veces en la soledad podemos establecer los vínculos más profundos que podríamos imaginar. Escuchá la voz en el silencio de tu alma.

Creo que eso fue lo que finalmente me volvió a reconectar de grande con Batman. De chico mi héroe era aquel que lo podía todo, lo súper era que no tenía límites. Pero ahora más de grande descubro que lo herico es mostrarnos siempre humanos.

¡Shabat Shalom!
Wally Liebhaber

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!