Haftarat Behaaloteja – Zejaria 2:14-4:7

 En Haftará, Haftará Números-Bamidbar

Nuestra haftará de esta semana proviene del libro de Zejaría, uno de los profetas menores. Nuestro profeta había nacido en el exilio de Babilonia y a su vez era contemporáneo de la reconstrucción del segundo Beit Hamikdash en su vuelta a Yerushalaim.

En el texto de esta Haftará un ángel se le presenta a Zejaría y le pregunta ¿Qué ves? Y nuestro profeta le responde; “He visto una Menorah hecha enteramente de oro y sus recipientes encima de ella, sus siete lámparas sobre ella…” (Zejaria 4:2)

En este fragmento es donde podemos ver la relación directa con la Parashá de la semana que en su comienzo nos dice: “Behaaloteja et hanerot el mul panai”, “Cuando eleves a las velas frente a mi” (Bamidbar 8:2).

Podemos ver aquí la referencia al encendido de las velas de la menorah del tabernáculo durante la travesía por el desierto y en el Beit Hamikdash más tarde. La Menorah es nuestro símbolo más antiguo y más presente, hoy es la protagonista excluyente, del escudo de Medinat Israel.

El Rab Najman nos trae una referencia muy interesante con respecto a las siete velas del candelabro. Él  hace alusión a que nuestro intelecto, es el principal conductor de nuestras acciones y que debemos cuidar de él, para que nuestros actos vayan por el camino lo más correcto posible.

Aquí el Rabe Najman nos dice que la manera de proteger a nuestro generador y principal motor de nuestros actos es  cuidar las siete velas que nos iluminan, en relación con las luminarias de nuestra menorah.

Sabemos que anatómicamente nuestro intelecto esta ubicado en nuestra cabeza, por lo tanto, las siete velas son, para el Rebe, los orificios que tenemos allí; boca (1), nariz (2), oídos (2) y ojos (2), siete en total.

A través de estos siete conductos, nuestra mente se nutre de todo tipo de información y estímulos para luego ser procesados por él. Entonces debemos filtrar de la mejor manera ese flujo de información que luego accede a nuestro intelecto, principal generador de nuestras acciones.

El Rab Itzjak Breiter nos explica de qué modo debemos santificar nuestras velas, y nos dice: Evita mirar el mal con tus ojos, santifica tus oídos escuchando a los que saben y a los que tiene buenas intenciones, santifica tu nariz tomando el hondo respiro de la paciencia pase lo que pase, mostrando amor frente a la persona con la cual estabas por enojarte y finalmente santifica tu boca hablando solamente palabras bien intencionadas (Seder Olam 21).

De esta manera la mente debería dirigir nuestros actos, evitando que el corazón los conduzca influido por las pasiones que el intelecto no procesa. Y de este modo podremos elevarnos tal cual nos indica el pasuk, “Cuando eleves a las velas frente a Mí.

Es por eso mis queridos amigos que mi deseo en esta semana es que debemos seguir cuidándonos, a nosotros y a los nuestros, y luego de 13 semanas de aislamiento donde muchos comienzan a perder la paciencia y las pasiones suelen tomar protagonismo, cuidemos más que nunca nuestra velas, que son el principal generador de luz Divina para nuestras acciones.

Shabat Shalom
Ari A. Alster

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!