Parashat Emor – Nuestros momentos sagrados

 En Parashá, Parashá Levítico-Vayikrá

Estamos en cuarentena hace mas de 45 días, estamos encerrados viviendo días todos parecidos. Un amigo me dijo; “No se si es martes o miércoles, para mi es día o noche”. Nos sentimos encerrados en nuestras casas y con una agenda poco clara que nos impone la cuarentena.

La parashá de esta semana comienza explicando que es lo que no podían hacer los Cohanim para mantenerse sagrados para poder servir a Di-s. En la segunda parte nos relata el calendario de festividades que tenemos como pueblo.

Los lugares y las personas no son sagradas en si, nosotros las hacemos sagradas. Hacemos sagrada a una mujer para nosotros en el casamiento (Mekudeshet li) hacemos sagrados lugares, pero por sobre todo hacemos sagrados momentos.

Administrar bien el dinero nos puede hacer vivir mas cómodos, pero administrar bien el tiempo nos hace vivir mejor. Uno puede ganar mas dinero, pero no se puede ganar tiempo, solo podemos administrar el tiempo que nos dieron. La administración del tiempo no es solo una herramienta de productividad sino un ejercicio espiritual para generar momentos buenos, significativos y hacerlos importantes para llegar a convertirlos en sagrados.

La Parashá relata los Moadei Adon-i, las fiestas para Di-s. De esta manera nos arma una agenda común recordándonos las cosas importantes, momentos sagrados y nos hace vivirlos en comunidad.

Todos necesitamos una identidad, y la identidad viene de nuestra historia, necesitamos un tiempo para recordar quienes somos y de dónde venimos. En Pesaj recordamos que fue Di-s quien nos dio la libertad.

Necesitamos un código moral para que nos marque nuestros valores. Contamos 49 dias desde Pesaj para llegar a Shavuot cuando recordamos la revelación de los 10 mandamientos en el monte Sinai.

Necesitamos un recordatorio de la brevedad del tiempo de vida, para utilizar ese tiempo sabiamente. Es lo que hacemos en Rosh Hashaná cuando nos paramos frente a Di-s para que nos inscriba en el Libro de la Vida.

Necesitamos un tiempo para enfrentar nuestros errores, disculparnos por lo que hicimos mal, decidir cambiar y pedir perdón. Ese es el trabajo que hacemos en Iom Kipur.

Necesitamos recordar que estamos en una travesía, que somos “extranjeros y residentes” en la tierra, y que vivimos solamente en una residencia temporaria y que todo puede cambiar en cualquier momento. Es lo que experimentamos en Sucot.

Y necesitamos, cada tanto, dar un paso atrás de las presiones incesantes del trabajo y encontrar el descanso para poder celebrar nuestras bendiciones, renovar relaciones, y recuperar el cuerpo y la mente. Ese es el Shabat.

Conocemos la lista de cosas importantes que tenemos que hacer para tener una vida mas significativa. El calendario judío nos invita, no solo a listar estos temas, sino agregarlos a nuestra agenda en una fecha determinada y compartir esa agenda con nuestra comunidad para lograr que dejen de estar en la lista de pendientes y los hagamos realidad.

Shabat Shalom
Fabián David Holcman

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!