Haftarat Jol HaMoed Pesaj – EZEQUIEL 37:1-14

 En Haftará, Haftará Levítico-Vayikrá

Nuestro profeta nos relata como si fuera un sueño cómo A’d lo hizo pasar en medio de una llanura que estaba colmada de huesos secos.
La imagen en un primer momento es impactante, puede producir rechazo sin lugar a dudas, contiene algo de siniestro.

Pero lo que Ezequiel escucha es la voz de D’s haciéndole una pregunta fundamental:

“ Ser humano, habrán de vivir los huesos estos?

Y si bien, tal como Ezequiel le contesta a D’s que sólo Él lo sabe, en verdad será el accionar del hombre el que pueda lograr un resultado u otro.
O los sueños y proyectos quedarán siendo huesos secos incapaces de articularse entre sí para cobrar nueva vida desde su esencia fundamental o sabrá el ser humano insuflarle las ganas de reconstruir, de dar nueva vida, de tener las fuerzas y la voluntad de crear desde lo que ya parece que no puede ser, un mundo nuevo, distinto, que contenga lo bueno e imperecedero de lo más profundamente nuestro y donde podamos resaltar valores que parecían perdidos, secos, de otra época.

Siguiendo a Ezequiel comprendemos que en estos momentos tan especiales donde miramos nuestras calles vacías, el mundo casi detenido, luchando contra un flagelo que por momentos parece invencible…surgen las voces que como impregnadas por el hálito divino que hay en cada uno de nosotros desde una plataforma zoom nos invitan y ayudan a seguir estudiando, uniéndonos en lo fundamental, para ayudar, para tender puentes y para buscar curas, enfrentar desafíos.

Con un deseo fundamental: tomar esto como la oportunidad de crear un mundo nuevo, tal como D’s le dice a Ezequiel, y hacer de lo que parece perdido una nueva fuerza, un mundo mejor y con más vida.

Nada está seco si nos tomamos el trabajo de regarlo cada día.

Esta Haftará tan especial, para este Shabat de Pesaj, nos habla de salir a la libertad, de unir y cobrar nueva vida.
Nuestro pueblo sabe que no fue uno solo el que se levantó para exterminarnos. Cada generación conoce de antisemitismos en sus diversas formas. Hemos aprendido a batallar siempre.
No podemos quedarnos de brazos cruzados ante el sufrimiento humano.
Debemos hacer nuestro el deseo de salir a una nueva realidad después de este Mitzraim, a un mundo más equitativo, más justo, más libre.
El deseo de quedarse en Egipto no debe regresar jamás.

¡Shabat Shalom uMeboraj!
¡Jag Pesaj Kasher veSameaj!
Norma Dembo

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!