Haftarat Vaikra

 En Haftará, Haftará Levítico-Vayikrá

Esta semana comenzamos un nuevo libro y con él una nueva etapa. Una nueva etapa en el hoy. En marzo del 2020. Yna nueva oportunidad para volver a refugiarnos con los nuestros, para redescubrirnos y hasta en el mejor de los casos reinventarnos.

La Torá no tiene puntos, comas, tildes ni separaciones, salvo cuando pasamos de un libro al otro. Pareciera ser un dato entre otros, pero si nos damos cuenta esa pausa, es el tiempo necesario para pensar de dónde venimos, qué aprendimos y recién ahí poder seguir caminando en la lectura (y en la vida).

Este tiempo es ese tiempo, esa pausa entre libro y libro. El problema es que parece será un tiempo largo, en el que tenemos la difícil tarea de salvar al mundo quedándonos en casa.

Cientos de pros y contras, pero quiero que pensemos y trabajemos sobre uno de cada uno:
1) Tener mucho tiempo de estar con vos mismo.
2) Tener mucho tiempo de estar con vos mismo.

Podes trabajar y convivir con cientos de almas, pero para estar tanto tiempo con vos mismo hay que hacer un trabajo mental muy fuerte. ¿O me van a decir que no es mas sencillo aconsejarle al otro sobre la vida del otro, que escucharse y aconsejarse a uno mismo?

Este tiempo me invita a pensar en todas y cada una de las veces que me quejo por cosas que realmente no tienen sentido y los invito a que piensen en ustedes y aprovechemos juntos este tiempo de introspección.

Que si la comida está fría, si la cama es incómoda o si se corta Netflix porque la empresa de internet no sirve, entre cientos y cientos de frases que no nos dejan abrir los ojos y ver, que tenemos un plato de comida, un techo, una cama, internet, etc.

Para pensar en esto último y para tener una conversación profunda con vos mismo, en este tiempo entre el pasado y el futuro, nuestro y del mundo, no hay que tener miedo. Solamente abrirse de mente y alma y sacar afuera todo eso que nos pasa dentro. Todo aquello a lo que no le dedicamos tiempo por estar ocupados con lo “importante” que si me permiten, no es tan importante.

“No temas Iaacov, mi servidor, Israel, Mi elegido. Así como vierto agua sobre la tierra seca, verteré mi espíritu sobre tu descendencia y mi bendición sobre tus descendientes” Ieshaiá 44:2-3

Quedan muchos días dentro de casa todavía. ¿Que vas a hacer con ellos?

Shabat Shalom y mi deseo de pronta recuperación para todas aquellas que la necesiten tanto física como espiritualmente.

Sem. Brian Bruh

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!