Parashat Itro – Depende de Quién Escuche

 En Parashá, Parashá Éxodo-Shemot

Los judíos pareciera que siempre estamos atentos a qué dirán de nosotros, porque muchas veces, sino todas, de eso depende la forma en que nos tratan, las críticas que nos hacen, y también el hecho de que se valore lo que hacemos, lo que podemos brindar a la sociedad o que se nos odie porque sí, porque somos judíos.

Un estudioso del judaísmo dijo que “ El antisemitismo es una enfermedad que no tiene cura”.

A qué viene todo esto con el contenido de nuestra parashá?

Ámalek escucha que D’s nos redimió, que con mano firme nos sacó de Egipto y se llena de envidia, de odio. El antisemitismo se adueña de él y actúa en consecuencia con el afán de aniquilarnos.
Itró escucha que cruzamos el Iam Suf, se maravilla, se siente parte y se identifica con lo nuestro ( Shemot 18:10-11)

Moshé le cuenta a Itró los eventos, la persecución y los milagros y así Itró escucha el relato, el testimonio en primera persona.
Escuchar escuchan todos, pero lograr la empatía de quién escucha depende mucho de lo que nosotros mismos sintamos, de la empatía que logremos a través de la hasbará.
En su conversación con Itró, Moshé comienza a recibir enseñanzas valiosas y sabe escucharlas y aprovecharlas.
Cuánto espera cada uno de nosotros saber que nuestros dirigentes, tal como Moshé, tengan la sabiduría de escuchar bien al que con sabiduría y sentido común habla!
No se puede solo! Es imposible pensar que un pueblo puede ser conducido en soledad.
A D’s se lo puede imitar pero no igualar (18:14).
Y D’s pareciera que está solo pero también busca un pueblo que lo escuche, que le pida, y hasta que se queje…Y ese pueblo es el nuestro!!

Sería una política absurda e ineficiente querer dirigir un proyecto así solo!
Así que Moshé escucha y entiende que sólo debe ocuparse de lo trascendente, de aquello que puede marcar una diferencia, de lo imprescindible.
Pensemos qué es lo que deja una verdadera huella en un pueblo, en una nación y veremos que la calidad humana de aquellos que la dirigen se va transmitiendo a todos y cada uno de sus integrantes.
El ejemplo, el deseo de hacer las cosas por el bien común, de apoyarse unos en otros, sentirnos tristes por el dolor del otro, capaces de compartir una alegría.
Poder escuchar “bien” la voz de Itró es poder dejar lo individual de lado. Y esto Itró se lo transmite a Moshé hace más o menos 3000 años!!
Cuando D’s nos transmitió los Díez Mandamientos, los Aseret Hadibrot y cuando el pueblo se estaba preparando para este momento tan trascendental para toda la humanidad, nos cuenta el midrash que hasta los pájaros dejaron de cantar y el mar calmó su rugido.
Y después qué? Nos habíamos preparados, estábamos santificados…y cómo continúa nuestra vida cotidiana?
Ser santos al pie del Sinaí lo somos todos, no nos queda otra!
Pero cómo hacemos para transformar la vivencia del Sinaí en algo que esté presente en los actos de nuestra vida cotidiana?
Martín Buber nos enseña que es necesario introducir la presencia de D’s en lo profano y en lo cotidiano.
La Torá está al alcance de todos…pero algunos no la quieren.
Fue entregada en una tierra…en el desierto, pública y abiertamente.
La Torá, es como el agua, el que quiera beber…que beba.

El profeta Isaías nos dice: Todos los sedientos, venid por agua! ( Isaías 55:1)
Quiera D’s que haya muchos sedientos…

¡Shabat Shalom uMeboraj!
Norma Dembo

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!