Haftarat Vaishlaj – Ovadia 1:1-21

 En Haftará, Haftará Génesis-Bereshit

Todo el Libro de Ovadia, el más corto de todo el Tanaj, constituye la Haftará de esta semana. Ovadia era un converso al judaísmo de la nación de Edom.

Esav vivía entre dos tzadikim (justos), Ytzjak y Rivka. y no supo aprender de ellos. Ovadia vivió entre las personas más malvadas que hayan podido existir, Ajav y Jezabel, y aun así siguió siendo un tzadik. Su profecía se centra en Esav/Edom en los distintos períodos de la historia, hasta su futura caída en la época del Mashíaj.

Nuestros Sabios entienden que la antigua Roma es la personificación de Edom. No existe información histórica referente a alguna relación real por descendencia, pero si nos fijamos en la esencia de Roma, veremos la más brillante puesta en marcha de los principios de Edom.

Esav era cazador, “la caza estaba en su boca” (Bereshit 25:28). El era cazador no solamente de arco y flecha, sino “con la boca”. El sabía fingir inocencia para atrapar a los demás en su red. El padre de Esav, Ytzjak, vio en forma profética que Esav viviría por la espada (27:40).

Roma era una sociedad construida sobre la espada, la fuerza y la valentía militar. Finalmente, Roma se derrumbó porque estaba podrida por dentro: las columnas mellizas de sus cimientos, el engaño y el poder, jamás podrán ser la base de una civilización duradera.

Roma siempre fue el enemigo implacable de Israel, y el instrumento para el destino decretado por el Cielo. Israel es el eterno contraste de Roma, porque la misión de Israel es llevar los principios Divinos de justicia, amor fraternal y moralidad, a través de los siglos.

Como aprendimos de chiquitos, el proverbio dice que la mentira/el engaño tiene patas cortas.

Suele suceder que muchas veces vemos que algunas personas que conocemos tienen un crecimiento exponencial ya sea económico o de imagen. Y sabemos que esto sucedió en base a engaños de toda índole.

¿Cuál es nuestra primera reacción?

Nos preguntamos cómo puede ser, si yo hago las cosas como se deben, dentro del marco de las normas y todo me cuesta tanto. Pero hay gente por fuera de este sistema que le va tan bien, y a prima facie mucho mejor que a nosotros. En estos casos debemos saber que tarde o temprano esos engaños serán descubiertos y lo que al principio fue un crecimiento mayúsculo, luego se convertirá en una caída abrupta.

Y nosotros quizás no logramos llegar tan alto, pero estemos seguros que podremos  volar a baja altura, sin caernos, después de haber logrado aunque sea parte de nuestro objetivo inicial. Podremos perdurar en el tiempo.

Por eso estimados amigos, sigamos con nuestro libro, sin volar tan alto, pero sobre seguro y por tiempo prolongado. Viviendo dentro de las normas establecidas de acuerdo con nuestro código ético y moral.

Nuestro profeta pudo mantenerse sin ser influenciado por la mediocridad de sus padres.

Shabat shalom
Ari A. Alster

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!