Parashat Shoftim – Devarim 16:16- 21:9 – Tzedek, tzedek Tirdof (justicia, justicia perseguirás)

 En Parashá, Parashá Deuteronomio-Devarim

Nuestra parashá comienza diciendo…

“Shoftim ve shotrim titán leja bekol shahareja asher ad-nai eloheja noten leja” (16-18)

“Jueces y policías pondrás en todas las ciudades que tu Di-s te ha entregado a tí” salvo alguna diferencia muy sutil esta es la traducción que encontramos en la mayoría de los jumashim, pero cuando buscamos la traducción literal de la palabra “Shahareja” lo correcto es decir tus portones y no tus ciudades como lo han traducido.

Entonces para poder orientar nuestro cometario de hoy, nos vamos a aferrar a la traducción literal y vamos a ver cuál es la importancia de esos “portones” y que es lo que Di-s nos está pidiendo que hagamos.

Los portones de nuestro cuerpo, son nuestros oídos, ojos, nariz y boca a través de los cuales ingresan a nuestro cuerpo y mundo personal todos los estímulos que vienen del mundo exterior.

Así que el versículo nos está pidiendo que coloquemos filtros en todos nuestros puntos de contacto con ese mundo externo, de modo que solo permitamos el ingreso, de todas aquellas cosas que no sean perjudiciales para cada uno de nosotros. En la teoría parece ser todo muy sencillo.

La primer pregunta que surge es, como sé qué es lo bueno y qué es lo malo, es ovbio, o no tanto que las respuestas están todas en la Torah, así que deberíamos sentarnos y repasar todos estos preceptos a diario y lograr doblegar todos los estímulos de nuestras voces internas que se oponen constantemente a todo esto.

A lo cual me lleva a pensar que somos muy vulnerables y todo este método que Moshe Raveinu nos esta ofreciendo no sea suficiente y él lo sabe. Es por eso que un poquito más adelante nos indica que debemos colocar un Rey sobre nosotros.

“shom tazim aleja melej asher ibjar ad-nai eloheja bo…”

“Deberás colocar un rey a quien D-os elija”

Los sabios nos dicen a cada uno de nosotros que tengamos un Maestro que nos enseñe y nos guíe para poder llegar a conocer qué es lo bueno y lo malo que la Torah nos está mostrando.

Igualmente todo esto, no me termina de satisfacer, así que voy por algo más. Como ya lo he dicho en más de uno de mis comentarios anteriores, tengo un apego muy fuerte con Pirkei Avot. Aquí me encuentro que en el primer libro de la Mishná 18 nos dice:

“Raban Shimon Gambliel dijo: el mundo perdura en virtud de tres cualidades la justicia, la verdad y la paz. Pués fue dicho: Administrad la verdad y el juicio de paz en vuestros portales”.

Esta Mishná no contradice a la segunda de este mismo capítulo “El mundo se para sobre la Torah, la Tefilah y las buenas acciones”. Tal como dice Rabí Obadia Bartenura “se para” se refiere a la existencia propia del mundo y cuando nos dice después “el mundo perdura” se está refiriendo al desarrollo exitoso de la sociedad.

Por eso mis queridos amigos para que una sociedad florezca, la humanidad debe llegar a apreciar la importancia de la justicia, la verdad y la paz y conducirse de acuerdo a estos valores. Entonces volviendo al texto de nuestra parashá podríamos entender que es fundamental que cada uno de nosotros comencemos por cuidarnos a nosotros mismos y de este modo podremos ser parte de esa sociedad exitosa.

Mi deseo para esta semana es que empecemos a tomar conciencia de cuáles son los estímulos negativos, que debemos cuidar para que no ingresen a nuestra vida y a partir de esto ayudar al desarrollo exitoso de nuestra sociedad. Amén.

Shabat Shalom
Ari A. Alster

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!