Haftarat Ekev – Isaías 49:14 – 51:3

 En Haftará, Haftará Deuteronomio-Devarim

Esta Haftará es la segunda de las siete Haftarot de consuelo que leemos entre Tisha be Av y Rosh Hashana. Despues de recordar todos los momentos trágicos que a nuestro pueblo le tocó vivir en Tisha be Av, nos vamos preparando para volver a empezar el año con la esperanza de tener una nueva oportunidad de cambiar lo que queremos cambiar de nuestras vidas.

En la Haftará leemos el texto de Isaías donde profetizó sobre la destrucción de Jerusalem y el exilio del pueblo. En esta Haftará lo hace de una manera muy poética desde el inicio de la lectura hablando en nombre de la tierra “Y Dijo Sion: Di-s me ha abandonado, mi Señor se olvidó de mi”.

Tisha be Av nos recuerda gran parte de las tragedias que vivimos como el pueblo Judío, el becerro de oro, las destrucciones de los 2 templos de Jerusalem, las expulsiones de los Judíos de España e Inglaterra entre otras tragedias. En esos momentos de terrible sufrimiento, muchos Judíos, al igual que la tierra de Sion en la profecía de Isaias, no dudaron en decir que habían sido abandonados y olvidados por Di-s, y muchos decidieron alejarse de su judaísmo.

A veces la vida nos enfrenta a cosas terribles y nos preguntamos, ¿Por qué a mí? y nos sentimos abandonados y olvidados por Di-s.

El mensaje de la Haftará es que hasta la Tierra Prometida a veces se siente olvidada. Pero la Haftará nos relata la respuesta de Di-s a través de una metáfora preguntando: “¿Puede olvidar una mujer al hijo de su vientre? Aunque ella lo olvide, YO no te olvidaré.” Incluso mas adelante Isaías profetiza el regreso de los hijos de Iaakov a la tierra de Israel.

Hoy podemos ver un Estado de Israel vestido de novia, recibiendo a sus hijos, como lo profetizó Isaías hace mas de 2500 años. Tenemos que agradecer que durante los 20 siglos de exilio, desde la destrucción del templo, los Judíos dispersos por todo el mundo siempre recordaron esta profecía y mantuvieron la esperanza de que no fueron abandonados.

A veces la vida nos trae momentos difíciles, pero es mi deseo que en estas semanas de consuelo que el calendario judío nos brinda hasta Rosh Ha Shana, podamos sentirnos recordados y acompañados, no solo por Di-s, sino también por nuestra familia, nuestros seres queridos y nuestra comunidad.

Shabat Shalom
Fabian David Holcman

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!