Haftarat Balak – Mijah 5:6-6:8

 En Haftará, Haftará Números-Bamidbar

Esta semana leemos en la Haftará una porción del libro de Mijah. Nuestro Profeta vivió en el siglo VIII AEC antes de la destrucción del templo. Fue contemporáneo a los profetas Hoshea, Isaías y Amos.

El pueblo ya se había separado en los 2 reinos y el reino del norte caería ante los Asirios. Mijah profetiza sobre la caída de Jerusalem y el exilio. Mijah profetiza sobre la destrucción, pero también la redención y la venida del mesías. Criticó las acciones del pueblo en contra de Di-s y en contra de los propios hombres. Pero dando un mensaje esperanzador brindándonos la posibilidad de la Teshuvá. Durante la ceremonia de Tashlij, antes de Iom Kipur también leemos parte del libro de Mijah. Tiramos nuestros errores al mar, para empezar el año renovados y con esperanza.

La Haftará comienza profetizando sobre “los remanentes de Jacob van a estar dispersos entre muchos pueblos, como el rocío y como las gotas de lluvia”. Los dos elementos se dispersan en la tierra pero ayudan a crecer y a desarrolarse a los lugares donde caen.

Durante el relato Mijah nos recuerda que Di-s nos sacó de Egipto y nos envió tres tipos de líderes, Moisés, Aaron y Miriam. Cada uno de los tres representa un tipo de liderazgo diferente: Moisés, es el que nos da el propósito de lo que hacemos y el marco legal. Aaron nos da las herramientas de como lograrlo, los rituales y los sacrificios. Por último Miriam nos da el agua que nos une a otros, la contención y la unión social. Son necesarios los 3 para lograr lo que queremos.

Luego Mijah pide que recuerden lo que leemos en esta Parashá, una vez que Bilam fracasa en maldecir al pueblo, Balak envía a las hijas de Moab para corromper a los Israelitas, lo que genera una mortandad que termina al final de la Parashá con la intervención de Pinjas. Di-s acompaño al pueblo luego de este pecado en Shitim, hasta que logró ingresar a la tierra Prometida y se estableció en Guilgal. El pueblo que se corrompió en esta parashá, es la nueva generación, la que entraría a la tierra prometida. Mijah nos da un mensaje esperanzador recordándonos que a pesar de que el pueblo volvió a pecar, Di-s lo acompañó hasta la tierra prometida (Guilgal).

Shabat Shalom
Fabian David Holcman

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!