Parashat Jukat – Reconocer los problemas

 En Parashá, Parashá Números-Bamidbar

Mucha queja, mucho malestar constante. Exasperado por la desobediencia del pueblo, Dios desata una plaga de “serpientes ardientes” que matan a quienes son mordidos.

Moshé en paralelo, por orden divina construye una serpiente de cobre y la coloca sobre un mástil. Con este peculiar estandarte sale hacia la calle, recorre el campamento. “Y será que el hombre mordido que la mire, vivirá” (Núm. 21:8)

¿Cómo se entiende la decisión de Dios y posteriormente la orden a Moshé?
Una serpiente mata y la misma serpiente sana. ¿Cómo puede ser? La primera muerde quitando la vida. A la segunda hay que mirarla a los ojos cuando se presenta delante nuestro. Ahí está la diferencia. ¿Cómo evitar que un problema me mate? Mirándolo a los ojos.
Si pretendo ignorarlo, mostrar indiferencia, y doy la espalda. Este me ataca por detrás y me muerde con la consecuencia obvia.

Por el contrario, si reconozco su existencia, asumo la dificultad, la miro a los ojos, tendré herramientas para enfrentarme con ella. Fácil, nunca. Reparador y sanador, Siempre.
La homeopatía plantea que pequeñas dosis de una toxina pueden sanar. Con las vacunas, en la dosis necesaria, genera los anticuerpos que nos sanan.
El psicoanálisis encara los conflictos, los desmenuza, los analiza para ayudarnos a comprender su origen (si e posible) y así superarlos.
Esta parashá sugiere algo similar que en la lectura rápida puede pasar desapercibido; hay que mirar!!! No negar las dificultades. Enfrentarlas, aunque duela. Observarlas a los ojos y asumir el comienzo del trabajo en su resolución.
Paso a paso, acción tras acción. Los caminos de reencuentro y solución no están siempre delimitados; pero el texto nos da algunos indicios. Pensá que estas en un cuarto a oscuras, si conoces dónde está la tecla de la luz, ya tenes parte del problema resuelto; sólo quedará decirte a iluminarte.
Los problemas son iguales, sólo se resuelven (para un lado o para el otro), pero cuando los enfrentamos.
Animate, Abrí los ojos y mirá que te hace dolor, que te lastima, que te molesta y encendé tu luz interior, tu fuerza, tus energías y verás como tu alma se sana, se tranquiliza y gobierna tu propia paz.

¡Shabat Shalom!
Rab. Sarina Vitas

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!