Haftarat Bamidbar – Hoshea 2: 1-22

 En Haftará, Haftará Números-Bamidbar

El nombre hebreo para el Libro de los Números es Bamidbar, que significa “en el desierto”. Este es un título apropiado para el libro que narra el tiempo de los israelitas en el desierto: el episodio con la codorniz después de que los israelitas se quejan del maná, el historia de los espías que exploraron la tierra de Israel, la rebelión de Koraj. Estas historias, y otras del libro, describen repetidamente un ciclo de incredulidad en Dios, el pecado y el castigo, que caracterizaron los 40 años que los israelitas pasaron en el desierto.

Entonces el profeta Hoshea, relata en forma metafórica una historia de infidelidad, que no hace ni más ni menos que representar esta relación del Pueblo de Israel y su Creador. Donde vemos esa falta de fe y confianza de su pueblo para con D´s. Siempre buscando caminos alternativos, pero finalmente como el Waze siempre termina recalculando para volver a su Creador original.

Entonces, vamos a profundizar en el concepto con el siguiente versículo que seleccione para esta ocasión.

Seguirá a sus amantes, y no los alcanzará; los buscará, y no los hallará. Entonces dirá: Iré y me volveré a mi primer marido; porque mejor me iba entonces que ahora” (2-7).

Que increíble que el año pasado, me tocara hacer el comentario de la misma Haftará y tuve que leerme a mí mismo para saber que había puesto y no repetirme.

Pero a pesar de haber partido del mismo versículo, el mensaje me lleva por otro camino. Aquí vemos que es lo que hace que después de tantos años la Torá no se convierta en un libro viejo, siempre hay algo novedoso en estos antiguos relatos y sus historias sean más actuales que las ningún otro libro. Volvamos al relato.

¿Qué es que nos está sugiriendo el profeta con este versículo?

En este caso las amantes representan a las cosas banales y ligeras. Nuestro vínculo con D´s es una relación eterna, llevamos una chispa divina dentro de nosotros, que nunca se extinguirá.

Pero, en este mundo moderno en el que vivimos hoy en día, dominado por los resultados inmediatos y por las soluciones fáciles nos sentimos cautivados pero solo por un ratito, las cosas son efímeras y el disfrute no genuino, se nos hace muy ligero.

Mi esencia de cocinero me lleva a pensar en la comida. Es sabido que para hacer un puré de papas hay que elegir lindas papas, lavarlas bien, ponerlas a hervir, esperar que se cocinen bien, etc, etc.

Pero claro, hoy podemos comprar un sobre con un puré instantáneo y en 5 minutos, tenemos todo resuelto. ¿Es lo mismo?

Claro que no, pero hoy nos maravillamos por las soluciones rápidas en todos los órdenes de la vida. Con las relaciones con nuestros semejantes, también nos para lo mismo y ni que hablar en nuestra conexión con lo divino. Es más sencillo a acudir a soluciones mágicas (en apariencia) o recurrir a adivinaciones de supuestos resultados futuros que no tienen ningún sustento.

Es por eso que el profeta Hoshea nos advierte “y no los alcanzará; los buscará, y no los hallará” y nos dice que ninguna otra búsqueda que se aleje de la conexión divina nos será igual. Eso si, no pensemos que las respuestas o los resultados se darán cuando nosotros queramos sino cuando nos tenga que llegar. Lo demás nunca tendrá respuesta.

Es por eso queridos amigos les deseo que en este Shabat Bamidbar, podamos calmar nuestra ansiedad de lo fácil y de lo rápido, busquemos mantener la conexión con lo divino y degustemos un puré bien hecho, con el trabajo que esto requiere y disfrutemos del resultado de nuestro trabajo.

Shabat Shalom
Ari A. Alster

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!