Parashat Behar – Montañas de tiempos sagrados

 En Parashá, Parashá Levítico-Vayikrá

“Behar” significa: “En la montaña”.

Nos dicen los sabios que debemos tener cuidado con la montaña. Nos enseñan que hay veces que el hombre se encuentra arriba de una montaña y desde ese lugar, desde allí arriba se siente o cree ser más alto, más grande.
No creas tal cosa. No sos vos el que es más grande. Es la montaña.
La montaña puede ser el éxito, el dinero, la posición, un cargo, el prestigio.
Cuidado, eso es solo una montaña. Vos sos otra cosa.

Cuando creemos que somos lo que tenemos, nos vemos dentro de la fantasía de pensarnos que somos más altos por el hecho de haber subido a un monte. Cuidado, eso es solo la montaña. Nosotros somos otra cosa. Somos lo que sentimos, lo que amamos, y los tiempos que vivimos. Podemos crecer, vivir más alto, pero subiendonos a otro tipo de montes.

Escribió Jorge Luis Borges: “El tiempo es la materia de la que he sido creado”.

 Somos los tiempos que vivimos. Pero no sólo la dimensión biológica de la cantidad de tiempo que hemos vivido sino en la calidad, las formas y la belleza que le supimos entregar a esos tiempos. Esa es la materia con la que hemos sido creados.

Por un lado, somos seres que estamos atrapados en la dimensión cíclica del tiempo de la naturaleza, en la suceción inagotable de días y noches, de otoños y primaveras, que se repiten en la eternidad. Y a la vez, también nos sometemos a la continuidad del tiempo lineal de la historia, en el pasaje sin freno de las semanas, los meses y los años, los que se escapan de las manos para no volver.

Nos ofrecen a cambio, una oportunidad a descubrir: transformarnos en hacedores de tiempos sagrados. El tiempo sagrado exige un trabajo íntimo del espíritu. Exige generar el espacio sagrado, y la conexión con el o las almas con las que quedar atados en ese tiempo. Crear ese tiempo que será recuerdo sagrado a volver a vivir.

Behar. En la montaña.
No es la dimensión material del mundo la que nos hace sentirnos allí arriba.
Sino las intimaciones a capturar tiempos sagrados, para crecer rodeados de las almas que nos han regalado. Esa es la montaña a escalar.

En este Shabat sólo quisiera agradecer. Al Todo. A todos, a tanto.
Agradecer la bendición de estar viviendo este tiempo sagrado.
Y muy especialmente a mi hijo Shai en este tiempo de transformarse en Bar Mitzvá por hacer que todos nosotros, su familia, sus amigos, su Comunidad, nos sintamos en el monte más elevado. Una montaña sagrada de elevación. En el orgullo, en el pecho lleno de emoción.
Gracias a todos los que hacen que este tiempo sagrado, nos haga vivir más alto.

“Mi she iajkim she iadrim”.
“Aquél que quiera alcanzar la sabiduría debe empezar por el llano”.
Crecemos subiendo montañas de momentos sagrados.
Nos elevamos consagrando el tiempo. Cada instante, un peldaño hacia lo eterno.

¡Shabat Shalom umevoraj!
Rab. Ale Avruj

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!