Parashat Emor

 En Parashá, Parashá Levítico-Vayikrá

Si bien el primer tema de esta sección se refiere a las obligaciones y prohibiciones asignadas solamente a los cohanim como asistentes del culto a Dios en el santuario, el resto del texto describe las celebraciones y conmemoraciones de Israel.

Tres veces se repite el versículo: “אלה מועדי ה’ אשר תקראו אתם במועדם” (ele mo’adei Adonai ahser tikreu otam bemo’adam)

Habla a los hijos de Israel y diles: Las fiestas solemnes de Adonai, las cuales proclamaréis como santas convocaciones, serán estas” Levítico 23: 2, 4, 37

Los sabios del talmud señalaron esta reproducción del texto poniendo el foco en la palabra “אתם otam” que está escrita las tres veces incompleta sin la vocal “o”.

Nuestros maestros sugieren que puede leerse también “atem”, es decir: son ustedes Israel los que determinan las fechas, el tiempo de celebraciones de Israel y no están fijadas de antemano. En el pasado, estas fueron las fechas para celebrar de Adonai, de ahora en mas son ustedes quienes proclamarán el tiempo de conmemoración.

Este versículo “Las fiestas solemnes de Adonai, las cuales proclamaréis como santas convocaciones, serán estas” se pronuncia como preludio al kidush de las festividades, probablemente porque declara un principio básico del pensamiento rabínico: la importancia de la tradición oral para la vida cotidiana.

No solamente la Torá escrita es la que determina la normativa de las celebraciones, sino “atem”, es decir, ustedes, los legisladores de la ley oral, determinan las instancias solemnes de Israel.

En nuestra época es sencillo, simplemente con abrir el calendario impreso o electrónico, podemos saber cuándo cae una celebración y saber con precisión la fecha adecuada. Todos saben que Sucot es el 15 de Tishrei, Pesaj el 15 de Nisán y Shavuot el 6 de Siván.

Con respecto a Sucot y a Pesaj, la Torá misma lo detalla en forma explícita, pero no así con respecto a Shavuot. La fecha de la celebración de shavuot es el día cincuenta, desde el día que sigue al día de reposo (“shemimojorat hashabat”)

Y contaréis desde el día que sigue al día de reposo, desde el día en que ofrecisteis la gavilla de la ofrenda mecida; siete semanas cumplidas serán. Hasta el día siguiente del séptimo día de reposo contaréis cincuenta días; entonces ofreceréis el nuevo grano a Adonai”. Levítico 23, 15-16

Una de las preguntas que tuvieron que responder nuestros sabios fue que día era “desde el día que sigue al día de reposo”, para fijar el día de la celebración de Shavuot.

En la época del segundo templo, existieron diferentes opiniones, si día de reposo, se refiere al shabat propiamente dicho, al séptimo día de la semana, o al día de reposo como un día de celebración en el que no se trabaja.

Hoy celebramos Shavuot de acuerdo a la opinión de los que sostenían que el termino shabat o día de reposo hace referencia aquí al día de festividad, es decir al primer día de Pesaj. Por eso contamos desde el día que sigue al concluir el primer día de Pesaj, cada uno de los días (49) durante siete semanas hasta Shavuot.

Cada vez que leo nuevamente nuestros textos y con la mirada de los sabios que nos antecedieron, puedo captar sus principios inalterables.

La importancia del disenso e intercambio de opiniones, el diálogo constante entre lo heredado y lo aceptado. La jerarquía otorgada al compromiso y a la responsabilidad con la transmisión.

Sin duda leer “atem”, ustedes Israel, junto a “otam” las conmemoraciones, es unir a Israel con la santidad del tiempo. Es asumir el compromiso de proclamar las celebraciones obsequiadas por Dios transformándolas en esperanza y continuidad para nuestras vidas.

¡Shabat Shalom uMevoraj!
Rabina Judy Nowominski

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!