Haftarat Kedoshim – Amos 9:7-15

 En Haftará, Haftará Levítico-Vayikrá

La selección de Haftarah de Amos comienza con un discurso de juicio contra las naciones pecaminosas. El profeta advierte que los reinos malvados serán borrados de la faz de la tierra, y eso incluye a la nación de Israel, que Dios no cree que sea mejor que los etíopes, los filisteos o los arameos.

Pero D’s promete no borrar completamente la nación que sacó de Egipto. Al castigar a su propio pueblo, D’s salvará un pequeño remanente del grupo una vez numeroso. Este discurso está diseñado para recordar al pueblo de Israel que el simple hecho de ser miembro del Pueblo Elegido no garantiza la salvación; también se requiere una vida de buenas acciones.

Aunque Amos está regañando a la gente en esta profecía, él termina con una visión de redención, describiendo un momento en que “las montañas gotearán vino y todas las colinas ondearán [con el grano]” (9:13). Solo entonces D’s restaurará a la gente a su tierra, “nunca más será desarraigada” (9:15).

La haftarah de Amós enfatiza los temas del juicio divino universal que están implícitos en Parashat Kedoshim, donde leemos acerca de D’s eligiendo y santificando a  Israel. D’s dice: “Los he apartado de otros pueblos para que sean Míos (Levítico 20:26). La haftará le recuerda a Israel que, aunque sean elegidos, no se les otorga licencia para pecar, y su castigo por el pecado no será menor que el castigo impuesto a otras naciones.

El mensaje me parece brillante. En tan solo ocho versículos Amos nos da un mensaje tan directo y profundo, “NO TE LA CREAS NUNCA”. Para poder ser Kedoshim como D´s pretende de cada uno de nosotros no es necesario tener un MBA en Harvard, tampoco tener un auto alemán de alta gama, mucho menos usar sombrero y capota. Simplemente,  debemos cada día de nuestra vida buscar ser un Mench, claro que parece sencillo pero es mucho trabajo.

Claro que está muy bueno tener un título de Harvard, mazal tov por haberlo logrado pero eso no te hace mejor persona que alguien que apenas pudo terminar el colegio secundario. Desde ya que tampoco te hace ser mejor Judío el usar sombrero y capota que alguien que no.

Entonces ¿cómo logramos ser esos Kedoshim que nos están piediendo?

Y me parece que la respuesta está en tres palabritas muy sencillas que encontramos en la parashá de esta semana.

Levitico 19:18 Veahabta Lereaja Kamoja”  así nos resumía la Torah Ravi Akiva “Ama a tu prójimo como a ti mismo”y el resto son explicaciones.

Por eso estimados amigos nunca nos creamos mejor que nadie, y trabajemos cada día para ser el Mench que D´s pretende de cada uno de nosotros.

Shabat Shalom.
Ari A. Alster

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!