Haftarat Majar jodesh – I Shmuel 20:19-42

 En Haftará, Haftará Levítico-Vayikrá

La Haftará que nos ocupa se lee cuando se trata del shabat anterior a Rosh Jodesh, en este caso, anterior al mes de Yyar.

“…mañana es día de novilunio…” Le dice Ieonatán a David, aludiendo a que se celebraría una comida especial como todos los meses y que el rey vería con desagrado que el asiento de David estuviera vacío.

Los celos y la lucha competitiva por ocupar el trono, la desesperación por ceñir la corona, tanto al pie de la letra como metafóricamente, están en el centro de esta historia.
Para ubicarnos, reinaba el rey Shaúl ( 1079-1007 aec), al comienzo había tenido grandes éxitos militares pero en su lucha contra los filisteos no podía llegar a un triunfo. Fue así como emitió un decreto diciendo que quien venciera a Goliat, filisteo, podría casarse con su hija menor Mijal*, y pertenecer así a la familia real.
Como todos sabemos, David bn Ishaí, de la tribu de Iehudá, fue quien valiente y astutamente venció a Goliat.
Y así entró al círculo real, tuvo una victoria militar tras otra, su popularidad fue en aumento y el rey comenzó a sentirse amenazado.
Los éxitos de David se convirtieron en los fracasos de Saúl. Aunque las victorias eran buenas para el reino, comenzó a crecer en el rey un malestar que mediante los celos y la envidia terminó llevándolo a la locura y, finalmente, al suicido.
Saúl se distanció de D’s así que D’s se distanció de Saúl.
Distanciarse de D’s significará entonces entregarse a los celos, la envidia, el odio?….

En el centro de la Haftará y como hilo conductor, está la conocida historia de Ieonatán, hijo mayor de Saúl, y David. Su vínculo será un ejemplo de amistad eterna, prometida ante D’s, como en un especial matrimonio. No son dos amigos a solas, sino que están unidos por D’s y se prometen amistad eterna ante El.
Son un ejemplo que suele enseñarse a los más pequeños para aprender a ser amigos más allá de toda diferencia social, de ideas, de lo que uno u otro tenga.
Ieonatán le dice a su padre, para apaciguarlo, que seguramente David no está porque tuvo que ver a su familia… ¿qué familia? ¿Cuál es la familia de David? ¿Quién es el padre?
Shaul necesita decir: ¿Por qué no ha venido el hijo de Ishai, tanto hoy como ayer a la comida?
No nombra a David por su nombre, lo nombra como otro, porque seguramente él mismo lo consideraba su hijo y David ha elegido por padre a otro.
Y en el mismo momento, desconoce a Ieonatán como su hijo y hacia él tira la lanza destinada a David.
Ienotán y David son uno solo. Ya Ieonatán había investido a David con su propio manto y su espada. Para un rey con estas características no hay posibilidad de ser padre y pensar que el hijo será el nuevo rey; sólo hay lugar para sí mismo hasta la locura.

Contrasta esto con la historia de los amigos, que se hacen uno, que se cuidan entre sí, amigos en presencia de D’s.

Lamentablemente mucho se ha hablado sobre esta historia con el afán de desvirtuarla, de criticarla, de llevarla a otro plano. El amor es amor, y si así es, D’s está siempre presente.

*En distintas versiones se habla que la prometida a casarse con quien venciera a Goliat era la hija mayor, Merav.

Que podamos en este Shabat Majar Jodesh prepararnos con todo nuestro ser para recibir el nuevo mes y renovarnos amorosamente entre nosotros unidos por lo más divino que está dentro nuestro

¡Shabat Shalom uMeboraj!
Norma Dembo

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!