Haftarat HaJodesh – Ezequiel 45:16-46:18

 En Haftará, Haftará Levítico-Vayikrá

Este Shabat leemos la última de las cuatro Haftarot especiales que se leen antes de Pesaj. Leemos la Haftará HaJodesh, porque estamos empezando el mes de Nisan. Por ser un Shabat especial, también leemos de un segundo rollo de la Torá el maftir donde Di-s le dice a Moshé y a Aaron que Nisan es el primer mes del año.

Si, somos complicados! Los judíos tenemos mas de un inicio de año. La Torá nos dice que Nisan es el primer mes del año, pero empezamos el año en Rosh Ha Shaná el primero de Tishrei.

Según nuestra tradición, el mundo fue creado en el mes de Tishrei. El mundo de Tishrei es el mundo de las leyes naturales: el cielo, los mares y la tierra, el sol y la luna, las estaciones del año, la vida y la muerte.

Pero en el mes de Nisan, recordamos la salida de Egipto. Di-s nos recuerda que también vivimos en un mundo que empieza en Nisan. El nombre del mes de Nisan viene de la palabra Nes, que en hebreo significa Milagro. Un milagro es algo sobrenatural, algo raro, algo que no debería pasar pero pasa. La historia de nuestro pueblo está llena de milagros, desde el nacimiento de nuestro patriarca Itzjak que es un milagro, la salida de Egipto, la conquista de la tierra de Israel, el exilio en Babilonia, la vuelta a la tierra, y sobre todo la supervivencia durante 2000 años en la diáspora manteniendo las costumbres y la esperanza de volver a la Tierra, son situaciones sólo explicables si creemos en los milagros.

La Haftará de esta semana nos habla del Profeta Ezequiel. Durante el exilio en Babilonia Ezequiel profetizó sobre la vuelta a la tierra de Israel y la reconstrucción del templo. Ezequiel habla de la importancia del mes de Nisan y de la festividad de Pesaj, la fiesta de la libertad. Nos relata los sacrificios y las tareas que tenía que hacer cada uno para lograr esa libertad.

Vivimos en un mundo que empieza en Tishrei, regido por reglas y ciclos naturales: días, meses y años; Primavera, Verano, Otoño e invierno; primaria, secundaria, universidad, trabajo, vacaciones y jubilación. En nuestras vidas muchas veces nos imponemos rutinas para ordenarnos en un mundo que está basado en las leyes naturales de Tishrei.

En este Shabat Ha Jodesh tenemos que plantearnos que nuestro mundo también empieza en Nisan. Nos propone que somos libres de cambiar lo que no nos gusta de nuestras vidas, pero para eso tenemos que creer que podemos cambiar las cosas que consideramos normales, tenemos que creer en milagros.

La salida de Egipto sin duda fue un milagro Divino, pero en la última plaga nuestros antepasados tuvieron que participar. Tuvieron que tomar un cordero, guardarlo 4 días, sacrificarlo y marcar las puertas de sus casas con su sangre para declarar ante Di-s, ante toda la comunidad y ante ellos mismos que querían salir de Egipto.

En la Hagadá de Pesaj leemos que cada judío en cada generación debe sentir como si el mismo hubiese salido de Egipto. La salida de Egipto no es un camino fácil, buscar la libertad es salir de nuestro sector al que conocemos bien y tirarnos al vacío buscando otro camino. Para eso tenemos que creer que estamos en un mundo donde sí ocurren milagros.

¡Shabat Shalom, Jodesh Nisan Tov y Shaná Tová!
Fabian David Holcman

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!