Parashat Shemini – Estaban ahí, en algún lugar del desierto, pero estaban ahí.

 En Parashá, Parashá Levítico-Vayikrá

Luego de siete días donde Moshé enseña a Aharón y a sus descendientes a manejar el Mishkán y este es inaugurado, llega el día ocho y los Cohanim comienzan a estar a cargo del mismo.

Esta historia pareciera repetir aquella de la creación del mundo, donde en seis días el mundo es creado, el séptimo Dios crea el Shabat, y en el octavo el hombre comienza a hacerse cargo del mundo entero.

La inauguración terminó, las luces se apagan, el dj se va y quedamos solos, frente a aquello que acabamos de inaugurar, frente al mishkán y este es el momento que quien que nos ayudó en el proceso nos mira y nos dice “Ahora te quiero ver”.

“Tomaron los hijos de Aharón, Nadav y Avihu cada cual su incensario y pusieron en ellos fuegos y ofrecieron un fuego extraño que Dios no había pedido” Vaikrá 10:1

Los hijos de Aharón, encargados del Mishkán deciden encender un fuego que Dios nunca pidió y sufrieron la consecuencia de ello.

“Empero salio un fuego de ante Dios y los consumió y ellos murieron ante Dios” Vaikra 10:2

Es acá y ahora, el momento donde esperamos verlo a Aharón, hermano de Moshé, uno de los líderes del Pueblo, reaccionando ante la muerte de sus hijos.

Un grito, una salida, un insulto, ¡ALGO!

Y como si fuera una casualidad estudiando la parashá en una mano y leyendo un libro en la otra me encuentro con la siguiente frase de Borges:

“No hables a menos que puedas mejorar el silencio”

Y esta también fue la sabiduría de Aharón.

El silencio reinó sobre toda cosa que hubiera podido decir.

La parashá de esta semana lleva el nombre Sheminí (ocho) y esto no es casualidad. Es el día ocho, el día después al que debemos prestarle atención. En momentos de inauguración y festejo todo tiene perfumes y colores, la pregunta que me hago y te hago es ¿Que vamos a hacer al día siguiente?

¿Como vamos a hacer para que una vez que cumplamos nuestros objetivos hagamos que no sea un “Listo ya esta”?

¿Como vamos a hacer hoy para que la magia del Shabat no sea durante el Kabalat Shabat sino que llegue y dure para toda la semana?

Estaban ahí, en algún lugar del desierto, pero estaban ahí.

Deseo que podamos estar ahí, en cada uno de los lugares que nos hacen ser quienes somos y entonces hacer juntos del día ocho, un día donde cada minuto valga la pena.

Shabat Shalom
Sem. Brian Bruh

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!