Parashat Pekudei

 En Parashá, Parashá Éxodo-Shemot

Finaliza el libro de Éxodo con la rendición de cuentas que realiza Moshé, después de concluir la construcción del Mishkan. Podríamos decir que presenta “un balance económico”.

Cada persona del pueblo había entregado de su pecuño para la construcción conjunta. Todos eran socios, partícipes y responsables de la obra. Moshé se siente en el compromiso y la obligación de mostrar transparencia en el trabajo y así dar ejemplo. Es interesante entender cómo las acciones de un líder generan confianza; fuerza básica para mover a la sociedad.

Esta rendición de cuentas da por concluída la tarea y los inspira a pensar en la próxima… Lo mismo que sucedió con el Pueblo, nos sucede a nosotros. Alcanzar una meta, llegar y seguir generando sueños es el motor de nuestras vidas.

¿Cuántos de nuestros proyectos quedan sólo en sueños? Vivimos planificando cosas que no siempre llegan a su fin; vivimos proponiéndonos cambios que sólo quedan en el intento porque nos quedamos sin fuerza en el camino. Quizás el primer mensaje de esta parasha esté relacionado con que los esfuerzos, la constancia, la tenacidad siempre terminan dando sus frutos. Por alcanzar la meta o por el aprendizaje del camino. Y la segunda enseñanza, la importancia del trabajo en equipo, de la construcción conjunta, eso nos hace sentirnos parte de aquello que inauguramos y celebramos.

Es por ello que si finalmente rendimos cuenta, no sólo lo hacemos como “deber” sino como aprendizaje a nosotros mismos de los satisfechos y energizados que podemos sentirnos cuando decimos: Misión cumplida.

Shabat Shalom
Rab. Sarina Vitas

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!