Haftarat Trumá – Reyes I 5:26 – 6:13

 En Haftará, Haftará Éxodo-Shemot

En la parashá de esta semana Di-s da las instrucciones para construir el tabernáculo donde se llevaban las tablas de la ley. En la Haftará leemos la forma en la que el Rey Shlomó construye el primer gran templo en Jerusalem, el primer Beit Ha Mikdash.

La época del Rey Shlomó fue una de las épocas más gloriosas del pueblo de Israel, fue una época de gran crecimiento, de bienestar y de paz con todos sus vecinos.

Shlomó logró cumplir el gran sueño de su padre de construir una casa para Di-s. Después de las conquistas del Rey David, Di-s ordenó que no sea él, sino su hijo Shlomó el que construya el Beit Ha Mikdash.

El texto comienza recordando que Di-s le brindó a Shlomó gran inteligencia y continuidad sobre el pacto de paz que firmo Shlomó con el Rey Hiram, Rey de Tiro, que reinaba en el Líbano y fue el que proveyó los famosos cedros para construir el Templo.

La historia continúa explicando detalladamente todas las indicaciones de Shlomó para construir el templo.

Cómo formó 3 equipos de trabajo de 10.000 hombres cada uno que se alternaban para ir hasta Tiro en busca de los cedros, mientras otros descansaban en sus casas. Describe como tallaban las piedras sin utilizar herramientas de hierro, todo cumpliendo las leyes de la Torá.

Shlomó construyó el templo 480 años después de la salida de Egipto, en el cuarto año de su reinado. Las tablas de la ley estuvieron todo ese tiempo en el Mishkán, un tabernáculo portátil construido en el desierto como se relata en la Parashá de esta semana.

A pesar de sus pedidos Di-s no permitió que el Rey David construyera el templo. El Gran Rey de Israel tuvo que esperar, y dejar a que su hijo lo construya.

Di-s le da un lugar muy importante a David, pero no permite que Su casa, sea construida por un guerrero, ni siquiera construida con herramientas de hierro, ya que el hierro se utiliza para construir armas.

La Haftará termina con la palabra de Di-s a Shlomó diciendo que no va a abandonar al pueblo de Israel, si cumplen con las Mitzvot, tal como lo prometió a su padre el Rey David.

Hay momentos en los que tenemos que luchar por lo que queremos como lo hizo el Rey David.  Pero cuando queremos construir nuestra casa, nuestro lugar para asentarnos y pensar que es lo que queremos, necesitamos un poco de Shlomó; Un momento de paz, un poco de sabiduría y la ayuda de nuestros amigos y vecinos.

“Hay tiempos para la guerra y tiempos para la paz”, “Momentos de destruir y momentos de construir”

Shabat Shalom
Fabian David Holcman

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!