Parashá Vaieji – ¿Cómo vamos a recordar?

 En Parashá, Parashá Génesis-Bereshit

Llegamos a la última parashá de nuestro primer libro de Torá. En esta oportunidad nos encontramos nuevamente con Iaacov, padre de Iosef, protagonista del cual venimos hablando hace algunas semanas. Al pensar en Iaacov, vuelve aquella historia donde compraba y tomaba la primogenitura de su hermano, aquella otra donde duerme sobre la piedra y sueña ver la escalera inmensa que conecta cielo y tierra. No me puedo olvidar tampoco de mencionar aquel esfuerzo que hace durante 14 años para perseguir y lograr casarse con aquella mujer que en solo una mirada, le prometió la vida entera.

Iaacov bendice a sus nietos, bendice a sus hijos y fallece.

La parasha continúa contándonos como Iosef lleva a su padre a la tierra de Cnaan para ser enterrado. Luego de esto Iosef vuelve a egipto y fallece.

Y es ahí. Ahí donde aquel hijo, el que había sido vendido a egipto como esclavo, el hijo que tenía esa capacidad de interpretar los sueños, el que supo vivir su vida con la fe en su piel, aquel que sin nunca haber mantenido una conversación con Dios, sin haberlo visto, sin haberlo escuchado, confió ciegamente en él en cada una de sus historias, fallece también.

Antes de abrir el segundo libro, Shemot, hay preguntas que uno no puede dejar de hacerse.

¿Cómo los vamos a recordar?

¿Recordaremos a Iaacov como aquel que tomó la primogenitura?
¿Recordaremos a Iaacov como aquel que no se despidió sin antes regalar bendiciones?
¿Recordaremos a Iosef como aquel que puso una copa engañando a sus hermanos?
¿Recordaremos a Iosef como aquel que supo perdonar?

Cada historia cuenta. Por más duro que sea un final, un tropezón o un momento no podemos olvidar todo el resto de la historia.

Cuando un proyecto, una etapa, un libro o una compañía termina, tenemos que aprender a no quedarnos solo con el final. la Última parte fue solo eso, una parte.

Busquemos juntos el video completo, la historia entera y entonces así, que cada uno de esos dolores que tenemos guardados en algún lado, puedan transformarse en sonrisas del recuerdo.

Deseo de corazón podamos juntos abrir el segundo libro de la Torá, llevando con nosotros la historia completa, y así empezar otra etapa, llevando cada una de las sensaciones, aprendizajes y emociones que la anterior nos dejó.

Shabat Shalom
Brian Bruh

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!