Parashá Toldot – Bereshit 25:19 28:9

 En Parashá, Parashá Génesis-Bereshit

La lucha permanente

Nuestra parashá de esta semana se llama Toldot.
Cuando traducimos este término lo hacemos como generaciones, pero el significado es mucho más rico, ya que no sólo nos referimos a generaciones como un hecho del pasado, como un relato histórico y punto, sino que lo pensamos también como un desafío futuro por lo que vendrá.

Y es esto lo que me inspiró para buscarle el mensaje para este Shabat.

El texto es riquísimo en cuanto a la variedad de temas que nos ofrece.

Me quedé con un par de versículos del comienzo del relato para poder elaborar el comentario para esta oportunidad.

Itzjak se casa con Rivka. Luego de veinte años sin hijos sus plegarias son respondidas y Rivka concibe. El embarazo es difícil, ya que “los niños se pelean dentro suyo” y Rivka le pregunta a D´s por qué le sucede esto.

“Y le dijo D´s a ella: dos naciones hay en tu vientre; dos gobiernos en tus entrañas se separarán; de un gobierno al otro el poder pasará y el mayor servirá al menor” (Bereishit 25:23)

Y cuatro versículos más adelante también podemos leer:

“Crecieron los jóvenes y se transformó Esav en un hábil cazador, un hombre de campo; pero Iaacov era un hombre íntegro que habitaba las tiendas” (Bereishit 25:27)

En una interpretación rápida podemos entender que las dos naciones tienen que ver con las descendencias de cada uno de los dos hermanos y que uno tendrá poder sobre el otro.

Pero Rashi nos explica sobre el significado que Iaacov y Esav lucharán una batalla constante, y que el ascenso de uno dará como resultado el descenso del otro, que esto se refiere a una dinámica que se aplica a la vida de cada uno de nosotros.

Cuando la Torah describe las cualidades de Iaacov nos dice que es un ser íntegro que habita las tiendas, esto se refiere a una inclinación hacia lo espiritual y el estudio de la Torah. Y con respecto a Esav el diestro cazador y hombre de campo, nos muestra a una persona atraída por aspectos materiales de este mundo.

En nuestra lucha diaria buscamos cómo satisfacer a nuestro espíritu y como calmamos nuestros deseos materiales para seguir comprando cosas o simplemente para seguir acumulando dinero. Rambam dice al comienzo de Halajot Deot que la naturaleza del hombre es dejarse llevar por los demás, ya sea en formas de actuar, de vivir o de pensar.

Esto significa que muchas veces ni siquiera buscamos nuestra satisfacción sino la de otros con tal de pertenecer a un determinado “Club”.

Obviamente lo que la Torah nos trae esta semana es que esa batalla será constante todos los días de nuestras vidas. Obviamente no es necesario convertirnos en un monje tibetano, allá arriba en la montaña alejado del mundo físico y mucho menos en un workaholic donde toda nuestra motivación se relacione sólo con el trabajo. Es por eso que Rabi Eleazar ben Azaria en Pirkei Avot lll -17 nos dice: “Im ein kemaj ein Torah; im ein Torah ein kemaj” sino tenemos satisfecho nuestro sustento no podremos estudiar Torah, y si no nos ocupamos de estudiar tampoco tendremos sustento.

Por eso amigos como decía Carlín Calvo:“Es una lucha”.

Es mi deseo en este Shabat Toldot que podamos encontrar el equilibrio que cada uno necesite para poder disfrutar a pleno esta vida que D´s nos regaló. Y que sea con mucha alegría.

Shabat Shalom
Ari A. Alster

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!