Parashat Noaj – ¿Te animas a construir un Arca?

 En Parashá, Parashá Génesis-Bereshit

Cuenta la parashá de la semana sobre el mundo de Dios, aquella construcción divina, transformada en tierra de violencia y corrupción. Es entonces cuando la decisión del gran diluvio aparece. Una lluvia que era mucho mas que un poco de agua. Era lluvia de renovación, de cambios y sobre todo de comienzos pero así entonces también de finales.

Dios habla con Noaj, el único hombre justo en la tierra y le pide que construya un gran arca, y así resguardarse junto con su familia y una pareja de cada especie animal para así puedan reproducirse una vez finalizada la lluvia. Llovió durante 40 días y 40 noches, y recién después de un año, pudieron salir del arca para volver a comenzar.

Imaginemos que aquel día es hoy.
Nosotros sentados en la ventana.
Los chicos juegan en el patio.
Comienza la lluvia, hay que subir al arca.
¿Qué vas a llevar? ¿A quién vas a llevar?

Noaj, junto a los suyos, bajan del arca con la indicación de volver a hacerla crecer. Noaj hace un altar para Dios y Él promete no volver a destruir a la humanidad por causa de sus acciones sellando el pacto con la creación del arcoiris.

Tenemos un año. Un año entero para poder re popular la tierra, para poder volver y hacer de esta algo distinto, algo nuevo, con nuevas ideas, proyectos y romances.  La gran pregunta es de que forma vamos a ver nuestro propio diluvio.

¿Lo vamos a ver como una maldición divina, de aquellas que nos hacen preguntarnos que hicimos para merecer lo que nos pasa, o lo veremos como una oportunidad de comenzar una vez mas?

Si elegimos la primera opción, deberíamos entonces trabajar para ver de donde venimos, y que hicimos en el camino para llegar hasta acá. ¿A quien le dimos una mano para que se levante? ¿A quien le regalamos una mirada de esa que prenden fogatas? ¿A quien abandonamos en el camino? ¿A quien le vengo postergando esa charla? ¿Me tome el tiempo de estar con los míos o la vida y la rutina se hicieron dueños de mi tiempo?

Si elegimos la segunda opción, salgamos juntos a comprar madera.
Armemos un gran arca, pero antes de subir, tomémonos unos instantes para decidir a quien vamos a invitar. Preparemos unos mates, unos kijalaj y recién ahí, salgamos juntos a construir y cambiar el mundo de violencia y corrupción a un mundo de tolerancia y respeto.

Shabat Shalom
Brian Bruh

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!