Haftará Vaielej – Hosha 14: 2-10 Ioel 2: 11-27 y Mija 7:18-20

 En Haftará, Haftará Deuteronomio-Devarim

Shuvá Israel

Por lo general, a cada Shabat lo acompañamos con el nombre de la Parashá que le corresponde, como por ejemplo Shabat Bereshit. Pero hay otros Shabatot especiales como Shabat Jazoón o Shabat Shekalim, entre otros.

Y este es otro caso, que lo denominamos Shabat Shuvá, relacionado directamente con la Haftará que leemos hoy.

Antes de adentrarnos en el contenido propio del texto, me gustaría comentarles acerca de otra peculiaridad que tiene esta Haftará y en este caso sí es única.

Por lo general, las Haftarot, ya sea las que están relacionadas con el texto de la parashá o las especiales, siempre pertenecen al texto de un solo profeta. Esta Haftará  está compuesta por textos de tres profetas, Hoshea, Ioel y Mija, que conforman parte del libro Triei Asar, que se suma a los libros de los otros doce profetas.

Yendo ahora sí al texto de esta semana, comienza con un fragmento de Oshea que dice: “Shuvá Israel”, de aquí es de donde tomamos el nombre de nuestro Shabat Shuvá, que es siempre el Shabat que está entre Rosh Hashaná y Iom Kipur.

Ahora veremos que los tres profetas coinciden con el tema del arrepentimiento y el perdón.

Oshea nos dice “Retorna oh Israel hasta Hashem, tu D´s, pues haz tropezado con tus pecados” (2) “Yo curaré su rebeldía, los amaré de buena gana, pues mi furia será retirada de sobre ellos” (5).

Ioel dice “Sin embargo aún ahora retornen a Mí con todo su corazón, con ayuno, con llanto y con lamentaciones. Desgarren su corazón, no sus vestimentas y retornen a su D´s, pues lleno de gracia y compasivo es El, lento para enojarse, magno en benevolencia” (12-13).

Y por último Mija “Quien no retiene para siempre Su ira, pues el ama la benevolencia. Volverá a ser misericordioso con nosotros; suprimirá nuestras iniquidades” (18-19).

Es muy común que, cada vez que nos acercamos a esta época del año, la palabra “Teshuvá” nos resuena por todos lados, ahora sabemos cual es el sentido real de la Teshuvá. Seguramente si les pregunto a cada uno de ustedes me dirán, que es algo así como darnos cuenta de los errores que cometimos y pedir disculpas por lo que generamos con nuestra equivocación. No esta nada mal, pero nos quedamos a mitad de camino.

Buscado entre mis libros encontré un ejemplo que nos puede ayudar a entender en qué consiste la Teshuvá.

Supongamos lo aleinu (que no nos suceda) que en casa se genera un pequeño incendio, debido a una instalación eléctrica defectuosa, obviamente que lo primero que haremos es sofocar el fuego, sacar todo lo dañado y reparar los daños. Pero lo más importante es revisar toda la instalación eléctrica, para que esto no suceda nuevamente.

Con la Teshuvá pasa lo mismo con el reconocimiento del error y el pedido del perdón solucionás la parte externa del problema. Debemos revisarnos a nosotros mismos para asegurarnos que no incurriremos nuevamente en el mismo error. Porque si esto no sucede lo más probable es que cometamos nuevamente el mismo error y para peor, si cometemos la misma falta varías veces llegará el momento en que hasta nos parezca que no nos equivocamos y ya no pediremos más perdón.

Es por eso. estimados amigos, nos quedan unos días por delante para revisar nuestra instalación eléctrica y solucionar el problema de fondo. D`s quiera que expiemos nuestros errores y que la Teshuvá nos mejore como personas de bien, que somos.

Shabat Shalom, Gmar Jatimá tová y tzom kal.
Ari A. Alster

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!