Parashá Nitzavim

 En Parashá, Parashá Deuteronomio-Devarim

Estando a menos de una semana de Rosh Hashaná, la Torá nos trae una parashá muy especial, de comienzo a fin nos explica que el momento de cambio no es durante el jag, sino antes de él. La primera frase de la misma es:

“Todos ustedes estan firmemente parados en este día delante del Eterno”.
Dvarim 29:9

Moshé le habla al pueblo, ahora si, en plural. Muchas veces, pudimos ver y admirar como Moshé le hablaba a todos de forma individual. El era capaz de transmitir un mismo mensaje mirando a su pueblo y generando que cada palabra sea especial para cada uno. Esta vez, ya les habla como Pueblo. “Todos ustedes están firmemente parados…” No era solo un grupo de gente que seguía al líder. Era un grupo unido por convicción. Estar firmemente parado es tener el respeto que Dios merece.

Aquí me gustaría hacer una pausa y que volvamos unos meses atrás, donde nos encontrábamos con un grupo de gente que ante la aparición de Moshé, diciendo que Dios lo había enviado respondía que ese tal Dios se había olvidado de ellos y no tenía ningún tipo de importancia. Hoy están firmemente parados ante El, con entusiasmo, con ganas y con respeto.

Moshé está próximo a admitir que el no entrará y saldrá de ningún lado, ya que tiene 120 años y Dios le dijo que no sería el quién cruzara el Yarden. Cuando acompañamos a alguna familia que esta atravesando un momento de pérdida, le pedimos que no se quede con la última foto, que recorra cada uno de los momentos felices que vivió con aquella persona y que dentro de esos momentos encuentre cuál era el mensaje de ella. Cuando un ser querido fallece, automaticamente nos transformamos en mensajeros de su mensaje. A llevarlo con nosotros, a compartirlo, a pasarlo a la próxima generación. Esto fue lo que pasó con Moshé. Después de tantos años buscando la unión del Pueblo, logró su objetivo. El Pueblo se une, se hace uno, entendiendo el mensaje de su líder y de su Dios. El pueblo entero se hizo cargo de su mensaje, y es por eso que hoy estamos aquí, siendo uno, uniendo nuestras almas para pedir y agradecer.

“he puesto delante de ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Deberás escoger 1a vida, para que vivas tu y tu descendencia” Dvarim 30:19

La Parashá finaliza con esta frase, pidiéndonos que elijamos la vida, y elegir la vida es aceptar que ésta conlleva todo lo anterior. Los cambios, aceptar y entender que cada uno de ellos es parte. Pararse firmemente y enfrentar todos los desafíos que esta nos proponga.

Deseo de corazón que podamos juntos animarnos a cambiar. A entender que los cambios hacen bien y salir en búsqueda de ellos. A frenar, mirar hacia nuestro alrededor y decidir pararnos con la cabeza firme y enfrentarnos a cualquiera de las situaciones que puedan surgir en este nuevo año que comienza.

Shabat Shalom y Shaná Tová Umetuká
Brian Bruh

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!