Parashat Ki Tetzé

 En Parashá, Parashá Deuteronomio-Devarim

Nuestra Parasha comienza diciendo:

“Ki tetze lamilkama al oibeja” – “Cuando salgas a la guerra contra tu enemigo.”

Debemos replantear para nuestro tiempo, el salir, la guerra y el enemigo.
¿Tiempo de salir? Lo que está yéndose y saliendo es el año. Lo que se nos va es el tiempo.
La batalla espiritual será ver de qué manera invertiremos mejor el tiempo este año que nace.

Y el enemigo para que eso suceda o no, invariablemente está dentro nuestro. ¿Podremos batallar contra nuestras propias formas de auto-descalificarnos, de auto-boicotearnos ante las oportunidades en las que el Universo entero conspira para que podamos volver a crecer? ¿Volver a ser? ¿Volver a amar?

El año comienza a apagarse y en esto de que el tiempo se nos va, este último mes del año lleva en su nombre un mensaje. El último mes del año hebreo que estamos viviendo es “ELUL”. Y hay un bello midrash que nos dice que este nombre es un acróstico, o sea, que cada letra de la palabra ELUL es la primera letra de otra palabra.

ELUL esconde en su nombre el versículo:
“Ani Ledodi Vedodi Li” . Este verso del Shir Hashirim, (el Cantar de los Cantares, poesía de amor de hace unos 3.000 años, que figura en el Tanaj), quiere decir: “Yo soy para mi amado y mi amado es para mi”. Y es la frase que las novias le regalan a sus novios debajo de la Jupá.

Elul encierra en su nombre un mensaje de amor. Tiempo de enamorarse del tiempo.

Este es un tiempo de balance del espíritu, especialmente para revisar cuán enamorados hemos estado de nuestros tiempos. Cuántos momentos del año nos han despertado el corazón, hemos aprovechado para amar a los nuestros, y a nuestra vida.

El mes que sigue es el mes de las Altas Fiestas. El nombre del 1er mes del año se llama: “TISHREI”.

Art Green señala que entre las setenta maneras del Zohar de comentar la primer palabra de la Torá, es leer a “BERESHIT”, (“en el Comienzo”), mezclando sus letras, como “TISHREI BAH”, que significa: “TISHREI VIENE”.

Este mes del Año Nuevo, es un tiempo para nuevos comienzos. Tiempo de sentir que la creación de un nuevo mundo, un nuevo tiempo está en nuestras manos.

Pero, ¿cómo comenzamos? ¿Desde dónde comenzamos? Solo podemos comenzar desde donde estamos, en la parte inferior, y crecer. Es por eso que la palabra TISHREI comienza con las tres letras finales del abecedario hebreo Aleph-Bet: TAV / SHIN / RESH – en orden inverso desde el final hacia el principio. Comenzamos nuestro ascenso, en nuestro camino de regreso al ALEF. Al origen.

Crecer en este tiempo tendrá que ver con enamorarnos de nuestros tiempos.
Empezar desde el comienzo, y elevarse en una escalera espiritual haca el origen.
Para que este año sea el comienzo de nuestra creación.

¡Shabat Shalom! ¡Shana Tova!
Rab Ale Avruj

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!