Parashat Shoftim – Devarim 16-18; 21-9

 En Parashá, Parashá Deuteronomio-Devarim

Jueces y oficiales designarás en todos tu portales que Hashem tu D´s te da para tus tribus, y juzgarán al pueblo con justicia recta” y un poquito más adelante nos encontramos con una de las frases que tenemos en la paredes de nuestra sinagoga “Tzedek tzedek tirdof”, “Justicia justicia perseguirás”.

Así arranca la parashá de esta semana, con un mensaje muy directo. Una frase que impacta por lo frontal. En general estamos acostumbrados a directivas que dicen cosas como, “Y D´s le dijo a Moshé, diciendo” o “Moshé habló al pueblo de Israel, conforme a todo lo que D´s ordenó” (especialmente en este libro de Devarim).

La verdad es que al principio, impresiona la fuerza con que viene el mensaje. Y luego me confunde un poco.

Yo nací en 1966 en Chile, y la justicia y la policía ya estaban organizadas y cuando dos años más tarde llegué a la Argentina sucedía lo mismo. Entonces me pregunto que puedo yo hacer o modificar desde mi insignificancia individual.

Comienzo a investigar en nuestras fuentes, y me encuentro que en Pirkei Avot (4-8) que es nuestro tratado de ética por excelencia me dice “Al tehí dan hiejidi, she ein hiehidi ela Ejad”, “No actúes como juez tú solo, pues nadie puede juzgar por sí solo, exceptuando a Uno (D´s)”.

En otro libro encuentro que el Baal Shem Tov, fundador y maestro del Jasidismo, en una de sus máximas nos dice “No juzgues a tu prójimo, hasta que no calces sus mismos zapatos

Vuelvo al comienzo de nuestra parashá y me encuentro más confundido que antes. Por un lado, me habla de impartir justicia con perseverancia y por otro lado me dice que no puedo juzgar a nadie. Entonces en qué quedamos hay o no justicia.

Todo esto me dice, que el mensaje debe estar en otro lado y debo buscar otra interpretación, del mismo texto. Cuando me encontraba casi al borde de un colapso, logré encontrar la punta del ovillo.

Por el impacto que causa el comienzo de nuestro texto, me lleva a pensar que me está hablando a mí y sobre mí, a lo que debiera entender, que lo único que debo juzgar, son mis propios actos y pensamientos. La Torah me da suficiente información sobre cuáles son los parámetros que necesito para encausar mi vida.

Y cuando me dice de colocar guardias en los portales, pienso que los portales están relacionados directamente con los ingresos y egresos a mí propia persona. Entonces entiendo que debemos ser muy rigurosos con lo que oímos y escuchamos, y mucho más rigurosos con lo que hablamos.

Por eso amigos no es casualidad que esta parashá se lea en este Shabat, donde ya comenzamos a transitar el mes de Elul, último mes del año, encaminándonos al Gran Juicio, donde ahí sí EL es el único capaz de juzgar a otros. Por eso aprovechemos este tiempo de introspección para perseguir justicia para con nosotros mismos, y pedir disculpas por haber juzgado a otros sin tener puestos sus zapatos.

Shabat Shalom
Ari A. Alster

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!