Parashat Ree – ¿Qué camino vas a elegir hoy?

 En Parashá, Parashá Deuteronomio-Devarim

Venimos de escuchar a Moshé repetir todas las leyes para toda la nueva generación.
Volver a escucharlas para convertirlas nuevamente en propias. Moshé, sabiendo que no va a ser él quien ingrese a la tierra de sus sueños, decide contar su historia de un modo particular. En la parashá anterior, Moshé dice “Cuando ascendí yo a la montaña para tomar las tablas del pacto…” Dvarim 9:9 “Me entregó Adon-i a mí las dos tablas…” Dvarim 9:10

Está escrito de una forma muy similar a la que un abuelo cuenta su historia a un nieto, es Moshé hablándole a su pueblo, contándole su historia, transformándola en propia e individual de cada uno de quienes estaban allí.

Esta Parashá termina diciendo: “Expulsará Adon-i a todos los pueblos estos de ante vosotros y desterrareis pueblos grandes y poderosos, más que vosotros.” Dvarim 11:23
Estaba todo listo, no había de qué preocuparse. Era cuestión de seguir caminando y estar tranquilos porque todo pueblo que hubiere allí sería desterrado, pero sin embargo, como no podía ser de otra forma: Un paisano, dos templos.

La Parashá de esta semana comienza diciendo: “Mira, Pongo ante vosotros el día de hoy bendición y maldición”. Si estaba todo servido, ¿Por qué elegiríamos el camino de la maldición? De esta forma y con esta pregunta en nuestras cabezas terminamos de leer la gran introducción de las mitzvot para la generación que sí entrará a la tierra prometida.

Volvamos a la pregunta entendiendo bendición y maldición:

Bendecir, lo que hacemos todos juntos, todos los viernes antes de finalizar la ceremonia.
Birkat HaCoanim, deseando que Dios te cuide, te ilumine y te conceda su paz.

Maldecir, lo que hacemos cuando no podemos frenarnos y respirar hondo. Cuando ese fuego interior se prende y dejamos de ser nosotros para convertirnos en aquel que abre sus labios para destruir al otro.

Que Moshé esté presentándonos estos dos caminos no es ninguna casualidad. Nos está regalando la oportunidad de convivir con el libre albedrío, columna y eje de nuestra tradición. Desde el principio de los principios, dejando el árbol del conocimiento en medio del Edén, donde Adán y Eva tenían indicación de no comer de él y sin embargo lo hicieron, hasta el día de hoy, donde tenemos la posibilidad de ayudar a quien lo necesita, o tan solo seguir caminando como si nadie estuviese allí.

Mi deseo para vos en esta semana es que te animes a detenerte, a frenar el tiempo y así, como dijo Moshé, mirar hacia adelante y ver todo lo bueno que podés ser, lo que podés construir y las historias que podés contar y así elegir el camino lleno de bendiciones.

Shabat Shalom
Brían Bruh

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!