Haftará Behalotjá – Zacarías 2:14-4:7

 En Haftará, Haftará Números-Bamidbar

“…No es con la fuerza ni con el poder, sino con Mi espíritu”

Nuestro joven profeta transmitió su primer profecía en el año 520 a.e.c.
Regresaba entonces del exilio babilónico en una época conocida como Iom Ketanot (4:10), época de pequeños eventos.
Los judíos que decidieron unir sus esperanzas y deseos de reconstruir Ierushalaim y el Beit Hamikdash se encontraron en un tierra pobre y seca y con enemigos.
Sin embargo, en algunos de ellos esta desesperanza, apatía y frustración se tornó en un actitud diferente. Justamente nuestro profeta ve un futuro promisorio y mira hacia le futuro con buenos ojos.
Es importante situarnos históricamente y aún así no podemos dejar de ver semejanzas y diferencias en la historia de nuestro pueblo hace setenta años.
Después de un exilio espiritual y devastador aún quedó fuerza, valentía y esperanza para mirar hacia adelante, hacia Israel y construir así lo que hoy es una nación pujante.
Pareciera que se trastocan los tiempos, que aunque existe una historia con fechas precisas que es necesario conocer, nuestra fuerza y nuestro espíritu sigue en pie.
Zacarías nos brinda un mensaje de paz y quietud pero no nos habla de bajar los brazos ni dejar de hacer, nos invita a tener fé: “…fortalézcanse vuestras manos, no temáis.”
En una visión a través de un sueño descubre en una piedra siete ojos, como siete lámparas, interpreta esto como la primera piedra de una nueva construcción, del segundo Beit Hamikdash:
“No es con la fuerza ni con el poder, sino con el espíritu”.
Está aludiendo Zacarías a nuestro símbolo más antiguo, a la Menorá, el candelabro de siete lámparas, los siete ojos y a sus dos ramos de olivo juntos constituyen el emblema del Estado de Israel.
Y nos dice que esta perfección armoniosa y compleja no es del hombre, sino de D’s que la inspira.
“ Sobre una piedra siete ojos”! Un único bloque macizo de oro, tal como es descrita en Éxodo”.

Es el candelabro diseñado por el Gran Arquitecto que es D’s que junto con las Tablas de la Ley pasan a ser los objetos más sagrados del Templo…los objetos y su significado.
Y es también una alusión a esa creación tan única de D’s que somos nosotros, sus hijos…
El mensaje que nos deja es que también nosotros debemos intentar ser de “oro puro”, sólidos, de una sola pieza, iluminando con una especial luz a nuestros semejantes, y siendo iluminados por ellos.
Y desde ya que la Menorá alude también a la Januquiá con sus siete brazos y a la gesta de liberación de los Macabeos.

Que podamos en este Shabat Behalotjá elevarnos en luz y solidez y que tenga nuestro corazón el suficiente aceite para prender otras luces e iluminar el camino que nos lleve siempre a luchar por nuestro lugar y por una eterna reconstrucción de todos y cada uno.

Shabat Shalom uMeboraj
Norma Dembo

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!