Parashat Tzav. Encendamos una llama.

 En Parashá, Parashá Levítico-Vayikrá

Como venimos estudiando, los Korbanot eran la forma en la que Adon-i pretendía que el pueblo se conectara desde lo ritual, entregando así Korbanot que referían a diferentes cosas, estos podían ser ofrendas de agradecimiento, ofrendas por pecados cometidos, etc.
En la Parashá de esta semana , Di-s manda a Moshé a transmitir a Aharón y sus hijos sus obligaciones y derechos como Kohaním (sacerdotes) que ofrecen Korbanot (ofrendas animales y vegetales) en el Santuario.
Ellos tenían que aprender, y por ende alguien debía enseñarles. Di-s, luego de explicarle todos los procesos necesarios a Moshé en relación a los sacrificios, cuándo traerlos, cómo limpiar las cenizas, qué partes comer y cuáles no, qué ofrenda debía quemarse por completo en el fuego y cuál debía ser separada para ser comida, qué ofrenda era de harina, cuál de animal, entre tantos otros detalles. Aharón y sus hijos se quedan dentro del recinto del Santuario por siete días, durante los cuales Moshé los inició en las tareas sacerdotales.
A pesar de que Moshé no era un Sacerdote, ni lo iba a ser, es el el que les muestra cómo hacerlo, por algo lo llamamos “Moshé Rabeinu” el gran maestro. Para lograr esta difícil tarea, tuvo que vestirse como un Kohen, con sus ropajes de lino, fajas, coronas y demás ornamentos, para explicar fielmente el proceso ritual de los sacrificios.
Poder transmitir enseñanzas tan complejas implica paciencia, comprensión. Explicar algo tan complejo como los sacrificios, su orden, sus leyes, no fue tarea fácil. Somos nosotros los que tenemos que aprender a enseñarles a las personas que nos rodean, lo que sabemos, lo que conocemos, generando en los demás una llama que se encienda al momento en el que nosotros transmitimos las cosas.
No hay educación sin pasión, porque cuando el otro ve que estoy compenetrado con lo que estoy diciendo, entonces me escucha, cuando puedo transmitir lo que sé, haciendo que el otro sea parte de mi explicación, entonces estoy transformando no solo a la otra persona sino a mí mismo, entendiendo que seguramente aprenda yo algo nuevo de aquel individuo que me está escuchando.
Cuando todas las explicaciones son dadas por Moshé, entonces es cuando Aharón y sus hijos, los Kohanim del mikdash, son ungidos, siendo ahora ellos los educadores del pueblo en relación a la manera en la que debían conectarse con Adon-i- .
Si hablamos de encender una llama en los demás, la Parashá de esta semana nos explica que el fuego del altar tenía que estar siempre encendido, todo el tiempo, lo que demandaba un trabajo exhaustivo de personas dedicadas a que siempre haya una llama flameando dentro del Mikdash.
Depende de nosotros en este Shabat, llamado Shabat Hagadol, anterior a la festividad de Pésaj, poder encender una llama en nuestros hogares, pensar cómo podemos hacer para encender en los demás ese interés por la vida que los rodea, enseñando los Valores de nuestra libertad, de nuestro pueblo y de nuestra historia en el Seder que cada uno tenga con sus familias y amigos.

Shabat Shalom

Sem. Mati Bomse

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!