Haftará Shabat Hagadol Malají 3:4-3:24

 En Haftará, Haftará Levítico-Vayikrá

Está Haftará acompaña en este caso a la parashá Tzav, “ordenó”.

Nos encontramos en el Shabat anterior a la festividad de Pésaj, a mi criterio, la más importante de todas, la del mes de Nisan, la del comienzo de la libertad, la del comienzo del año según nos dice laTorá.
Entonces Hagadol, el Shabat “grande”, el “gran Shabat” podría ser pensado, por su relación en el tiempo, con la proximidad de Pésaj, de Nisan, el mes de los milagros. Y éste es por lo menos uno de los motivos principales a los que debe su nombre ya que, como nos dice el profeta, un gran milagro ocurrió allí, ¡un ness gadol!
“He aquí que yo envío al profeta Eliahu antes de que venga el día de D´s, grande (Hagadol) y terrible”. (3:23)
El gran milagro al que se refiere nuestra Haftará es que D´s nos dio la orden de tomar un corderito para sacrificar el día 14, obviamente los corderitos eran de los egipcios quienes los consideraban dioses y eran sus fieles adoradores. Sin embargo, nada objetaron, y así pudimos tenerlos atados desde el 10 al 14 cuando según la orden de D´s los sacrificamos. ¡Un ness Gadol!
Se podría haber esperado una terrible represalia, pero este hecho cuenta entre los grandes portentos de D´s en esos momentos, un gran milagro. La palabra milagro en hibrit, ness, tiene una cierta similitud con Nisan,  el mes que transcurrimos, el mes de Pésaj, de la libertad, de los grandes portentos y milagros.
Pero se supone que también por otro motivo lleva este nombre nuestro Shabat. Como las leyes de Pésaj son muchas y es necesario recordarlas, los rabinos se extendían en su prédica mucho más que en otros shabatot, y se tomaban el tiempo necesario para dar todo tipo de explicaciones. El Shabat se convertía así en Hagadol, más largo que lo habitual.
Pésaj es el símbolo de libertad, se espera que este Shabat sea el último de la dispersión y el primero de la redención anunciada por Eliahu Hanabí.
Y como si estuviéramos en Egipto, sujetos a nuestros mitzraim, surge la bendita esperanza de ser libres de todo tipo de yugos, de hacer de este tiempo un tiempo especial, de poder ver en cada hecho, en cada palabra con un semejante, un milagro de comprensión, de acercamiento, de ayuda, de tzedaká por sobre todas las cosas.
Es notable cómo desprendernos del jametz, de la arrogancia de levar, de sobresalir, nos hace ir hacia la libertad, aquella de nosotros mismos, y nos permite ser mejores personas y ser felices por cumplir nuestras mitzvot.

SHABAT SHALOM!
JAG PÉSAJ CASHER VeSAMEAJ

Norma Dembo

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

No legible? Cambiar texto. captcha txt

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!