MI PUEBLO VIVE

AMIJAI significa “Mi Pueblo Vive”

La milenaria tradición de Israel ha cruzado todos los tiempos y las geografías. Nosotros, en Amijai, nos sentimos parte de la continuidad de vida de nuestro pueblo, construyendo ésta, nuestra Casa Comunitaria.

Un Centro de Espiritualidad y Cultura Judía donde se promueven los valores de la tradición de Israel desde una perspectiva liberal, donde se une la concepción del cuidado del cuerpo y del alma con una visión plural, moderna y espiritual.

Deseamos en Amijai construir un espacio donde se viva y se respire un clima de respeto, amistad y familia en cada rincón del proyecto. Donde cada uno se sienta indispensable, y sienta lo mismo por el otro para venir y llevarse lo mejor del otro dejando lo mejor de uno. Donde el valor por el estudio esté de la mano con el valor del trabajo, y así cada acción contenga el sentido de algo revelado. Donde la ofrenda voluntaria sea vista como una necesidad para completarnos. Donde tendamos puentes con el otro, trabajando en la diversidad social, religiosa, y cultural. Donde nos sintamos necesarios, esperados, extrañados si no estamos y podamos ayudar a otros a sentirse y ser importantes.

Les queremos dar desde el alma nuestra bienvenida a ser parte de ésta, nuestra Casa.  Los términos “sinagoga” o “templo” no llegan a abarcar la multiplicidad de sentidos que el original término en hebreo representa para estos lugares. En hebreo, nosotros llamamos a este lugar sagrado Beit Hakneset. Beit Hakneset significa: “Casa para el Encuentro”.

Cada uno llega aquí para encontrar algo de su búsqueda. Encuentro con uno, con Dios, con el otro, con lo diverso, con la tradición, con la espiritualidad, con la música, con el arte, con los amigos, con la familia, con la solidaridad, con la memoria, con la trascendencia. Todos somos almas necesitadas.

Está aquel que necesita un plato de comida, y aquél que necesita abrir su mano para entregar ese plato de comida. Está aquél que necesita escuchar una palabra de aliento, y aquél que necesita abrazar y cuidar. Está aquél que necesita no llorar a solas, y aquél que necesita poner su hombro. Está aquél que necesita llenar su alma con arte, y aquél que necesita ofrendar el arte que lleva en el alma.

Esta Casa, Amijai, está diseñada para que todas esas necesidades se encuentren. Es por eso que nosotros necesitamos de ustedes.  Para entregar ese plato de comida, para encontrar ese hombro amigo, y para celebrar el arte en todos sus múltiples colores. Somos seres en búsqueda, y llegamos a esta casa a encontrarnos.

Será una bendición que puedan sentir esta Casa como propia, y ser parte del sentido más profundo de construcción compartida y encuentro.

Rab Ale Avruj

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!