Haftará Pesaj VIII – Isaías 10:32-12:6

 

We want Mashiaj now!!! (Queremos al Mashíaj ahora)

Nuestra Haftará especial para el último día de Pésaj, en este Shabat Hajarón shel Pésaj (último día de Pésaj), comienza narrando las desventuras del rey Senajeriv de Asiria, que venía conquistando Israel con cierta facilidad y al llegar a Jerusalem en una sola noche es vencido por un ángel enviado de D`s. Luego podemos seguir leyendo y en un relato casi poético el Profeta nos describe lo que sucederá cuando llegue la redención final en los tiempos del Mashíaj.
Vemos que el relato nos describe varias situaciones que a priori parecen inverosímiles. “Habitará el lobo con la oveja y el leopardo se recostará con el cabrito”… entre otros. ¿Por qué nos coloca este relato el último día de Pésaj? ¿En qué nos influye a nosotros en el siglo XXI? ¿Cuándo llegará el Mashíaj? Son varios los interrogantes que surgen del relato que debemos desanudar cuando vayamos entendiendo de qué se trata todo esto.

Hace nada más que siete días atrás,  durante el 1º y 2º Seder,  nos ocupamos de relatarles a nuestros hijos cómo el pueblo hebreo fue liberado de las manos opresoras del Faraón de Egipto tal como lo indica el más importante de todos los preceptos que debemos cumplir en esta fiesta de Pésaj.

Nuestros místicos tratan de explicarnos que nuestras Almas estaban presentes en aquel momento, por lo que nosotros fuimos testigos de todo lo que sucedió. Sigamos esta línea de pensamiento y si, efectivamente, estábamos ahí presentes, me surge otra pregunta más: ¿Qué hicimos para conseguir esta redención? Lamentablemente la respuesta tiene solo cuatro letras n, a, d y a. o sea, gurnish. Todo fue obra de D`s y nosotros fuimos simples espectadores de lo sucedido. En otro momento podemos responder cuál fue el papel de Moshé en todo esto, pero no es el tema que nos ocupa hoy.

¿Por qué no preguntamos, Llegará Mashíaj? En un tiempo que nos resulta tan lejano e inalcanzable y qué por otro lado los místicos jasídicos no dejan de repetirnos “we want Mashiaj now!” ¿Por qué vamos a cualquier festejo y ponen la canción de Mashíaj y bailamos con más energía qué cualquier otra en toda la fiesta? Y a esto debemos sumarle que en los dos sedarim cantamos Aní mahamin y pusimos una quinta copa para Eliahu, en definitiva, no es tan lejano como parece.

Esto me hace pensar que en el fondo hay una búsqueda de parte nuestra, que nunca ha cesado y nos impulsa a querer que suceda ya. Hoy como judíos tenemos una misión que es conjunta e individual al mismo tiempo, conocida como Tikum Olam (corregir el mundo, en forma literal, pero a mí me gusta más decir mejorar el mundo) conjunta por que todos tenemos la misma responsabilidad e individual porque esto se hace con el compromiso y la actitud de cada uno  y uno de nosotros.

¿Hasta dónde estamos consustanciados con este precepto tan importante?
“Lo haleja hamelaja ligmor, be lo ata ben jorim leibatel mimena” Pirkei avot 2:16 (no recae sobre ti terminar la labor, pero no eres libre de desistir de ella).

Humildemente entonces ahora, todo empieza a tomar más sentido, y descubro por qué nos toca leer esta Haftará en el último día de Pésaj.
Es mi deseo que cada uno y uno de nosotros busquemos convertirnos en protagonistas y socios del Eterno en lo que vendrá. Y no seamos solo espectadores de su Gloria y Grandeza.

Shabat Shalom.
Pesaj kasher ve sameaj
Ari Alster

 

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!