Haftará Lej Lejá – Ishaiahu 40:27 – 41:16

 

Como ya hemos explicado en otros comentarios, pero creo que no está de más recordarlo, la conquista por Roma de la Tierra de Israel y la destrucción de Ierushalaim no solo significaron la pérdida de la independencia del pueblo hebreo y su expulsión hacia la milenaria Diáspora, sino que además el emperador romano emitió un edicto prohibiendo bajo pena de muerte la lectura y enseñanza de la Torá.
Ante esta situación inesperada, algunos rabinos mártires optaron por pasar a la clandestinidad (no estamos hablando del siglo XXI sino de hace más de 2000 años) como por desgracia fue el caso de Rabi Akiva y sus 23000 alumnos masacrados por soldados romanos. Otros rabinos opinaron que si no permitían estudiar la Torá, leerían los Profetas burlando de tal modo el edicto.  Con el tiempo, se unificó la lectura y el estudio de todos los textos del Tanaj, nuestra Biblia.
La Parashá Lej Lejá nos relató de manera amena y accesible la epopeya de Abraham y Sara, fundadores de un Pueblo, el nacimiento de una Nación que todavía vive, florece y es respetada entre todas las Naciones.
Algunos versículos de Ishaiahu dieron base a los Sabios de Bendita Memoria para acoplarlos a esta Parashá: “…¿Quién ha surgido desde el Oriente? ¡La Justicia proclamó en su senda!” interpretando que se refiere a Abraham Avinu (41:2). Por otra parte, en 41.8 leemos: “Mas tú eres Israel, Mi servidor Iahacov, Yo te elegí: Linaje de Abraham, quien me amó¨.

Shabat shalom

Enrique Dardik

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!