Haftará Jol Hamoed Sucot I – Ezequiel 38:18-39:16

 

Nos encontramos en el Shabat que atraviesa a la festividad de Sucot. El profeta que hoy nos ocupa es Ezequiel, y una vez más se nos ofrece la visión de la futura victoria del bien y la libertad, momento en que toda la humanidad demostrará respeto y honor a D’s. La festividad de Sucot, con su alegría y su cosecha es el símbolo de la plenitud y sobre todo del reconocimiento y agradecimiento a D’s como creador de toda la humanidad.
Ezequiel nos enfrenta con una etapa anterior a la liberación y salvación:
“ …y será en ese día que venga Gog sobre la tierra de Israel. Mi furor se encenderá. (38:18)”
Así visualiza Ezequiel la última disputa de los pueblos del mundo en contra de la verdad que emana de Israel, y ésta es que D’s es único, es uno.
Los pueblos que circundan Israel como Rusia, Irán, Libia… a las órdenes de Gog invadirán Israel pero D’s no abandona su pacto eterno. Y se compromete a destruir a sus enemigos. Y como corolario queda claro que el D’s de Israel es el D’s de la creación.
Rabí Mendel Hirsch ha interpretado que que toda la historia se basa en la presencia e idea del techo, la sucá tiene un techo endeble por donde pasa la lluvia y sopla el viento, pero tenemos la convicción de que hay sobre nosotros un firme techo que nos protege, nuestra idea de D’s, una protección invisible unida a nuestros principios, a nuestro amor al prójimo, a nuestra gratitud representada por nuestras cestas colmadas.
Rabí Mendel hace un juego de palabras entre Gog, el rey que nos ataca, y Gag, techo. Nos dice que una sola falsa idea confunde a toda la humanidad, y que se pueden tomar ídolos como Gog y creer en su poderío y perder de vista que hacia arriba y en nuestras paredes nos protege D’s, con su poder, y fuerza.
Siempre nos sorprende la actualidad de nuestras historias y las interpretaciones de nuestros sabios de bendita memoria z’l. También hoy tenemos enemigos, pero Israel se yergue con toda su fuerza y esperanza, y su
convicción de prevalecer ante quienes nos atacan. Israel somos todos nosotros, que deberemos con nuestra fuerza y sobre todo con nuestra gratitud, mirar los unos por los otros y tener siempre nuestras manos, nuestra cosecha, nuestras cestas listas para dar y compartir. Ya que nuestro mayor enemigo es la ingratitud, nuestro ego cuando intenta estar por encima de todo, y nuestra indiferencia.
Que podamos en este nuevo año ser un poco mejores que en el anterior, saber entregar un poco más de nosotros mismos a nuestro prójimo, y así elegir la vida.

Shabat Shalom uMeboraj
¡Jag Sameaj ve Moadim le Simjá!

Norma Dembo

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!