Haftará Ki Tavó – Isaías 60:1-22

 

Isaías fue uno de los mayores profetas de Israel y tuvo lugar durante el siglo VIII a.c. en el Reino de Judá durante las monarquías de Uzías, Jotán, Acaz, Ezequías y Manasés. ​ Profetizó durante la crisis causada por la expansión del Imperio asirio. Nació probablemente en Jerusalén hacia 765 a.c. y fue asesinado (aserrado), según se cree, por el rey Manasés en 695 a.c.​

Esta es la sexta haftarah de consuelo, de las siete que comienzan  luego de Tisha be Av. Aquí  nuestro profeta tiene una visión poética, profunda e inspiradora del renacer del pueblo. Asediado y abatido por los asirios, la profecía nos habla de redención, crecimiento y abundancia.

Más allá de algunas adivinaciones que hoy son realidad, principalmente con el crecimiento de Israel como estado moderno y pujante y una visión sionista del futuro de los hijos de Iacob, podemos leer estas líneas desde una mirada personal y comunitaria. Buscar nuestra propia luz, nuestra paz, nuestro amor y, desde allí, iluminar el mundo que nos rodea. Intentar mejorar y mejorarnos y entonces conseguir bendición. Ser parte de un plan que nos lleve a una dimensión distinta del dar y recibir.

Como individuos, como comunidad y como pueblo estamos llamados a ser responsables de nuestro futuro y el futuro de quienes nos rodean. Debemos participar en la vida social y expresar en ella los valores de nuestro legado. Debemos escuchar ese llamado y tomar un rol en la profecía de Isaías.

Nuestra reconstrucción y nuestra redención es nuestra responsabilidad, indelegable, hermosa e inspiradora.

Shabat Shalom
Gabriel Rosenzvit

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!