Haftará ISHAIHAHU 1:1 – 27

 

Queridos Javerim/ot,
El profeta IESHAIHAHU ben Amots, nacido alrededor del año 760 a.e.c., pertenecía a los círculos aristocráticos de esa época. Aún así, profetizaba a favor de los sectores más empobrecidos debido a las altas cargas tributarias, falta de Justicia, intolerancia y crueldad por parte del rey asirio quien, junto con sus seguidores y mercenarios, habían derrotado al reino Hebreo del norte (Efraím). A pesar de las advertencias proféticas, las tribus de Efraím se desunieron de las de IEHUDA y parte de este reino también fue conquistado, despojado y humillado por los mismos enemigos. Los clanes de Efraín fueron dispersados a tierras lejanas paganas, para que perdieran su Fe e Identidad.

Este Profeta estaba casado con una mujer llamada “Hanevia” (La Profetisa), por él mismo. Él fue quien pregonó Solidaridad (Tzedek) para los sectores vulnerables y la necesidad de obtener la Paz: “Llegará el día en que las armas se transformarán en arados y los pueblos no se prepararán más para la guerra”. También expresó que parte de los hijos de Israel no habían cumplido con los mandamientos dados por D´os a Moshé y trasmitidos por este gran Líder al Pueblo Hebreo, pero los que a pesar de las grandes dificultades sí habían seguido los caminos de Adon´i, iban a ser considerados el “Remanente del Pueblo de Israel (Sherit ha AM) y serían Protegidos por ÉL”.

Esta Haftará está en el Jumash (uno de los 5 libros de la Torá, “Dvarim”), denominada HAZON (Visión), siendo la 3ra. y última de las Haftarot de Infortunio, que se leen durante los tres shabatot, período denominado Ben Hametsarim, entre las Angosturas, que transcurren entre el 17 de Tamuz (caída de las Murallas) y Tisha be Av(destrucción del Templo); pero por suerte seguidas por 7 Haftarot de Consuelo, (NAJEMU) “Consolad a mi Pueblo”; manifestadas por el mismo profeta, esperanzado en la continuidad judía.

Afortunadamente, con el esfuerzo hecho por nuestros abuelos y padres en la Diáspora y por nosotros mismos, luchando contra la asimilación, siguiendo su Fe , tradiciones, y costumbres, logramos sostener una Comunidad y reconstruir el 3er Santuario en Iherushalaim y en el establecimiento del Estado de Israel, donde, a pesar de la SHOÁ, de los constantes ataques con armas y difamación tendenciosa, nuestros hermanos israelíes continúan entregando al mundo sus avances y adelantos en las diferentes ramas de la ciencia, ténica, educación y cultura, enseñando que, con enorme voluntad y solidaridad, es factible el desarrollo y progreso.

Shabat Shalom,
ANITA (Ana Berlinerblau) 

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!