Parashat Trumá. Varios Santuarios

 

Ve asu li mikdash, veshajanti vetojam – Harán para mí un Santuario, y yo residiré en ellos” (Shemot 25:8)

Cuando D´s habla mediante Su Torá no deja nada librado al azar. Cada punto, cada coma, cada verbo y letra tienen su intención, su sentido, y es ésta vitalidad la que permite que año a año el texto se renueve, se interprete y viva un poco más.

En nuestra parasha, D´s brinda todas las directivas para la construcción del Mishkán (Santuario), templo móvil que acompañó al pueblo en su travesía por el desierto hasta la llegada a la tierra prometida, pero en su orden llama la atención la redacción elegida. “Harán para mí un santuario, y yo residiré en ellos”, generaciones de rabinos han buscado explicación a la pregunta de por qué la Torá utiliza singular y plural en una misma frase. Bien debería haber dicho “y yo residiré en él…” o “harán para mí santuarios”. Dicen pues la mayoría de los rabinos que D´s intenta decir que Él reside en el corazón de cada persona que colabore con la construcción de Su Templo. Sin embargo hoy quiero compartir otra posible respuesta.

Dice el Rab. Menajem Mendl Shneerson, séptimo rebe de lubavitch, que el versículo debe entenderse de la siguiente forma:

“Harán para mí un Santuario”, un lugar físico, el Mishkán donde puede residir la Divina Presencia.

“Y yo residiré en ellos”, en el Mishkán, en el corazón de cada judío y en el mundo como un todo.

Cuando brindamos las obras de nuestras manos en ofrenda para la construcción de un lugar sagrado logramos que 3 espacios se transformen en lugares dedicados a la trascendencia. Por un lado ese espacio físico se llena de nuestra luz; en un segundo plano nuestro cuerpo se transforma en luz; y en tercer plano el mundo entero se vuelve un lugar con más luz.

Contribuir con una ofrenda a una causa sagrada multiplica los fuegos de toda la Tierra y transforma no solo a quienes la realizan, sino a aquellos que comparten el camino con él y a todo el resto de la población.

Que este shabat, el shabat de la construcción sea el comienzo de la construcción de los santuarios propios, los colectivos y así lograr que nuestro planeta sea un verdadero lugar para D´s.

Shabat Shalom
Alan Kuchler

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!