Parashat Itró. Voces

 

“Oyó Itro sacerdote de Midián, suegro de Moisés, todas las cosas que Dios había hecho con Moisés, y con Israel su pueblo, y cómo Adonai había sacado a Israel de Egipto.” (Éxodo 18:1)

El Rabi Menajem Mendl de Kotzk, el Kotzker Rebbe, se pregunta:
“¿Acaso solo Itro oyó? ¿Nadie más?
Está quien oye y se esconde, y está quien oye y se enfrenta.”

¿Qué hacemos con los mensajes que nos llegan?
¿Con las voces que nos intiman a reaccionar?
¿Qué reacción ante los avisos que nos grita el universo?

Cuando escuchamos eso que sabemos, pero que no quisiéramos haber escuchado.
De quien esperábamos que nos lo diga, o de quien ni imaginábamos.
Podemos hacernos los distraídos, los sordos, o los desentendidos. Escaparnos y esconder nuestra respuesta.
O podemos enfrentarnos y ser atravesados por lo que escuchamos.

La voz puede ser la de nuestros padres, o la de nuestros hijos.
La de nuestra historia, o la de nuestro presente.
La de nuestros cercanos, o la de la sociedad.
La de nuestra identidad, nuestra ética o nuestra conciencia.
Puede ser hasta la voz de Dios.

Puede encontrarnos en quietud o en búsqueda.
Puede ser escuchada desde la ignorancia, la picardía o la sabiduría.
Puede llegar en el momento preciso, o en el menos indicado.

Hay voces que nos invitan a seguir o a abandonar.
A proyectar o a reflexionar. A hacer o a callar. A construir o a dejar pasar.
Voces que nos llaman a la calma o a la bronca.
A recordar, o a dejarlo ir. A celebrar, o a llorar.
A no postergar, o a mantener la calma.

Hay voces que siguen vivas aunque no estén más.
Palabras que hieren pero que infunden valor, y palabras que gratifican pero mienten.

Hay susurros que invitan a no olvidar jamás.
Murmullos que provocan la necesidad de no dejar de amar.

Esconderse o enfrentarse.
El desafío espiritual de cada día.

Shabat Shalom.
Rab Ale Avruj

Escribinos

¿Tenés dudas, preguntas, aportes o sugerencias? ¡Escribinos aquí!

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!